Advierten sobre nueva modalidad delictiva en Río Grande

Dos sujetos abordaron a una abogada en su auto. La situación no pasó a mayores porque estaban puestas las trabas del vehículo, pero la modalidad de aprovechar una distracción para intentar ingresar, ya está instalada en la provincia.

La abogada Natalia Mallemaci hizo público en su red social de Facebook una situación de inseguridad que le tocó vivir en la ciudad de Río Grande y, si bien no pasó a mayores, pone en alerta a la población sobre nuevas modalidades de delito en la provincia, que son comunes en las grandes ciudades.
En diálogo con la prensa, relató que “estaba saliendo de trabajar, el parabrisas estaba escarchado y, como era tarde puse las trabas del auto. Es una costumbre que tengo, no por seguridad o temor a un robo, sino por los chicos”.
“Pongo en marcha el auto, estaba con el teléfono esperando que caliente y me golpean el vidrio del lado del conductor. Bajo un poco el vidrio, era un chico joven, de 25 ó 30 años, me dice si me ayudaba y me muestra una tarjeta. Le dije que no, pero empieza a pasar la tarjeta. No me miraba a mí sino para el costado. Cuando me doy vuelta siento que quieren abrirme la puerta y veo a otro que manoteó la puerta”, dijo del segundo delincuente, que estaba encapuchado.
“Como estaba cerrada la puerta, salió corriendo. El otro se quedó, y estaba apoyado un poco en el capó. Subo el vidrio y doy marcha atrás. No reaccionó violentamente, se subió a la vereda y se fue”, señaló.
Si bien no pasó nada, de tener la puerta sin traba otra hubiera sido la historia. “Yo decidí publicarlo en mi muro de Facebook, porque es una modalidad muy común en las grandes ciudades, donde roban un auto aprovechando la distracción. Uno se acerca, ofrece vender algo, y hay otro que manotea, sobre todo a las mujeres que ponemos la cartera de lado del acompañante. No creo que hubiera pasado más que eso y que la intención era ver si podían llevarse algo”, estimó.
“Uno escucha sobre robos y situaciones de inseguridad que no eran comunes acá. Me parece que es bueno que esto se sepa, porque es normal que todos descongelemos el auto o lo dejemos en marcha, y estemos distraídos adentro. Es bueno estar alerta, porque están pasando cosas que antes no pasaban”, manifestó la abogada.
“Fue más la amargura que el susto. El chico no fue violento, aunque es violento que te quieran asaltar, pero no intentaron romper el vidrio ni hubo insultos de por medio. Lo que más me llamó la atención fue que me escribió un montón de gente contándome que les había pasado algo parecido, que les habían querido manotear la cartera, o los siguieron en algún auto, o que en algún semáforo les piden dinero y no los dejan ir”, dijo de las repercusiones luego de su publicación en la red social de este hecho.
“A todos les dije que lo hagan público porque me la mejor manera de cuidarnos es entre nosotros y me parece que puede servir para que se ponga el tema en agenda. Hay que hablar de inseguridad, y tiene que ser un tema de agenda. Después de que pasó esto, empecé a observar las cosas de otra manera. No se ven policías en las calles como antes y hay que reforzar el control”, reclamó.
Frente al avance del delito, reconoció que como fueguinos “no estamos asimilando el cambio, porque yo no trababa la puerta por una cuestión de seguridad, sino porque mis sobrinos que son chiquitos por ahí manotean la puerta. Nunca pensé que podía pasar eso acá. En otros lados uno está alerta porque la inseguridad está instalada como tema y todo el mundo toma precauciones. Acá me tomó muy de sorpresa. Es bueno compartir estas experiencias para que ayuden a los demás a estar prevenidos”, concluyó.
Esta publicación fue compartida casi mil veces y sumó decenas de comentarios, como señal del interés y el asombro de muchos fueguinos que no tenían previsto que estas situaciones se estén dando en la provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.