Apertura al turismo interno: “Es lo mismo que nada para nosotros”, sentenció Brisighelli

El presidente de la Cámara de Turismo, Ángel Brisighelli expuso una visión pesimista ante la reapertura del turismo interno, y advirtió que varios hoteles y restaurantes seguirán cerrados, porque necesitan un mínimo de ocupación para que no les dé pérdida.

“El hecho de que se empiece a autorizar la apertura de restaurantes y centros es una buena señal para el turismo interno de que estamos volviendo a la normalidad, pero no tiene trascendencia económica ante el parate que tiene el turismo”, expresó a la prensa.

“Para que funcione se necesita de oferta y demanda. No se puede pensar en una apertura masiva de todos los hoteles, cuando la fuente principal de movimiento es Buenos Aires y está volviendo a fase uno. No tenemos vuelos y, si pudieran venir, tendrán que hacer 15 días de cuarentena”, planteó, por lo que resulta inviable para cualquier turista.

“Es lo mismo que nada para nosotros. Es un paso necesario para dar, pero a la actividad turística no le hace una diferencia entre estar cerrados o abiertos. De hecho, la mayor parte de los hoteles van a permanecer cerrados, porque es mucho más caro tener abierto y estar vacíos, que estar cerrados. Van a abrir hoteles pequeños, casi familiares, que no tienen empleados, y tienen una estructura de costos acotada. Posiblemente trabajando con una o dos habitaciones hagan alguna diferencia, pero los hoteles más grandes van a estar cerrados. Es el consenso que hay entre los hoteles más grandes, de tres, cuatro y cinco estrellas”, afirmó.

Consultado sobre el porcentaje que representa el turismo interno en la ocupación hotelera, dijo que “el año pasado representó un 1%. La gente de Río Grande que viene a Ushuaia viene por motivos comerciales, por trámites en gobierno. El Estado está parado y trámites no hay nada, y las operaciones comerciales son muy pocas. Normalmente la gente va y vuelve en el día”.

Con respecto a los centros invernales, prácticamente descartó la reapertura del Cerro Castor, que “es un establecimiento muy grande”, por lo que necesita mucha infraestructura de servicios y una afluencia de gente garantizada, que no está. “Los demás centros en el valle de Tierra Mayor generalmente son explotaciones familiares que tienen una estructura de costos controlada. Hay varios centros pequeños que van a abrir, pensando en los fines de semana y la gastronomía a nivel local, no pensando en movimiento del turismo sino en el propio habitante de Ushuaia que se va a comer un asado a los valles. Creen que pueden tener alguna reactivación en esta época”, señaló.

No obstante, advirtió que “muchos son establecimientos pequeños y cuando le explican a los restaurantes los protocolos de distanciamiento social, terminan quedando con muchas limitaciones. En un restaurant en condiciones normales, los puntos de equilibrio están en el 70% de la ocupación y hoy las ocupaciones están limitadas a un 50%”, remarcó, con lo cual tampoco les cierran los costos.

Brisighelli insistió en que, para reactivar el turismo, “dependemos de factores externos a Tierra del Fuego. Mientras no haya vuelos y tengan que hacer cuarentena, el turismo como negocio está extremadamente limitado”.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.