Chile avanza con la construcción de la ruta Vicuña-Yendegaia

Trece kilómetros desde Caleta 2 de Mayo hacia el norte, ha avanzado el Cuerpo Militar del Trabajo en la décima etapa de construcción de este camino que en el futuro facilitará unir Punta Arenas con Puerto Williams en tan sólo 12 horas mediante una ruta bimodal (terrestre y marítima).

Hasta la Caleta 2 de Mayo, una localidad ubicada en Bahía Yendegaia, al sur del territorio chileno de la isla de Tierra del Fuego, se trasladó el gobernador de la provincia Antártica, Nelson Cárcamo. En el futuro la zona cobrará una vital importancia para la conectividad entre Punta Arenas y Puerto Williams, ya que, una vez que finalicen las obras de la ruta que enlazará dicha caleta con la Estancia Vicuña, permitirá unir ambas ciudades en tan sólo 12 horas a través de una ruta bimodal (terrestre y marítima).
El gobernador Cárcamo realizó una visita inspectiva para observar el estado de avance del frente sur de esta ruta. Su periplo comenzó en Puerto Williams para dirigirse rumbo oeste hasta llegar a Puerto Navarino. Desde ahí navegó durante unos 40 minutos por el canal Beagle para desembarcar en Caleta 2 de Mayo, localidad que jurisdiccionalmente pertenece a la provincia Antártica Chilena, así como también gran parte del Parque Nacional Yendegaia y la homónima bahía.
Trece kilómetros desde Caleta 2 de Mayo hacia el norte, ha avanzado el Cuerpo Militar del Trabajo en la décima etapa de construcción de este camino. En el lugar, la autoridad provincial agradeció a las personas que están trabajando para conectar el territorio austral.
El proyecto se inició en 1994, desarrollándose en distintas etapas y con una extensión final que debiera ser de 139 kilómetros. En la actualidad, la ruta cuenta con dos frentes de trabajo mediante el convenio Mop-Ejército: la etapa XI, que avanza de norte a sur -desde Estancia Vicuña- y se está ejecutando entre los kilómetros 77,4 y 93,5 -9 kilómetros de avance actual en el sector Afluente Toledo-Río Cóndor-; y la Etapa X, de sur a norte, que comienza en el kilómetro 139,6 y finaliza en el 108,6. Esta última sección incluye los 13 kilómetros -o 68,4 por ciento- de avance desde Caleta 2 de Mayo, y que fue visitada por el gobernador junto al equipo encargado en esta zona.
“En un futuro no lejano, se espera el encuentro de ambos tramos, concretando la construcción de los 15 kilómetros faltantes que atraviesan la Cordillera Darwin, culminando así, una magna obra como es el anhelo de la región”, destacó el jefe de CMT, coronel de Ejército, Marco Arnechino.
Desde el frente sur el avance de las obras no ha estado exento de obstáculos, principalmente por la desconexión geográfica que existe en Caleta 2 de Mayo con Punta Arenas y Puerto Williams, provocando dificultades logísticas para enviar maquinaria o combustible. La barcaza Aunashaka, en funcionamiento hace año y medio, ha ayudado en disminuir este problema, teniendo una capacidad para acarrear 120 toneladas y trasladar a 52 personas.
Ante ello, el jefe del sector de trabajo de Caleta 2 de Mayo del CMT, teniente Patricio Vidal Zambrano, se muestra satisfecho por lo desarrollado.

Resguardo del patrimonio arqueológico

Normalmente, en época de verano es cuando más se avanza en la obra, principalmente porque las condiciones meteorológicas no son tan adversas y hay más horas de luz natural durante el día. Respecto a la temporada 2019-2020, el teniente Vidal menciona que en la actualidad se está estudiando una variante costera, puesto que hay un arte rupestre catalogado como un significativo sitio arqueológico. “Estamos a la espera de lo que resuelvan las autoridades competentes acerca de esta variante, lo cual no significa que la obra se va a encontrar paralizada. Mientras tanto, vamos a seguir desarrollando obras en los lugares donde ya se abrió camino, finalizando algunos tramos para ya, una vez que tengamos respuesta de las autoridades, seguir avanzando”, explica el oficial.
Justamente, uno de los puntos relevantes en este proyecto es salvaguardar el patrimonio que se encuentra en la zona, especialmente el yagán, pueblo originario que ha habitado este territorio hace por lo menos 6 mil años, y cuyos ancestros principalmente eran canoeros y habitaban en zonas costeras. Desde el CMT aclaran que a lo largo del tiempo el propio convenio entre Mop y Ejército ha debido adaptarse ante nuevos hallazgos arqueológicos, quedando supeditado a lo que establezca el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) para mantener el resguardo del patrimonio arqueológico y el cuidado del medio ambiente, ya que también debe cumplir con la normativa vigente de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA).
“En un principio, la comunidad yagán tenía la visión que los vestigios arqueológicos se iban a ver afectados, pero ahora han sido testigos y han podido evidenciar las modificaciones tipo by-pass que se han efectuado para sortear los citados sitios con el objetivo de salvaguardar el patrimonio cultural de sus ancestros. Las condiciones climáticas extremas hacen que todo sea más complejo. La visibilidad que existe en Yendegaia, por ejemplo, es limitada, ya que los paisajes cambian estacionalmente. En invierno, el 60 por ciento del tiempo hay nieve, por lo que registrar un sitio arqueológico se hace más difícil y requiere de mayor tiempo”, explica el coronel Arnechino, agregando que el CMT mantiene una comunicación cercana y fluida con la Comunidad Indígena Yagán Bahía Mejillones, “quienes tienen un especial interés en la ejecución de este camino, porque les permitirá contar con una conectividad terrestre que acorte los tiempos de viaje, generando un mayor ingreso y turismo en la zona”.
Según la arqueóloga de turno del CMT, Constanza Arecheta, existen más de 30 sitios arqueológicos cuyas dimensiones van desde los 7 hasta los 22 mil metros cuadrados, algunos encontrándose a las orillas de la propia ruta. Las principales funciones de la profesional son monitorear todo movimiento de maquinaria, chequear que estén al día los resguardos de sitios arqueológicos del área dentro de la faja fiscal -desde el centro del camino, 40 metros a cada lado-, y capacitar al personal que ingrese al campamento.
Arecheta proyecta el cuidado de los sitios arqueológicos cuando la ruta esté terminada. “Ahora, de cierta forma, es el momento en que menos impacto van a tener. Pero cuando el camino esté realizado, la gente va a poder acceder a ellos, y no es la idea que ocurra alguna pérdida en los sitios o que se descuiden, sino que ojalá sean protegidos, pensando en que están dentro de un Parque Nacional”, destaca.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.