Condenaron a Dylan Monier a 7 años de cárcel

POR HABER AGREDIDO FISICAMENTE Y ROBADO A UN MENOR DE 14 AÑOS DE EDAD:

El segundo imputado en la causa por el delito de robo doblemente agravado por el uso de arma y por la victimización de un menor, Alejandro Borges, insistió en su inocencia. El muchacho condenado lo desvinculó y consignó que en los hechos lo acompañaba otro joven a quien identificó como F.G.

El Tribunal de Juicio en lo Criminal del Distrito Judicial Sur condenó ayer jueves a la pena de 7 años de prisión a un joven de 19 años de edad, identificado como Dylan Alan Monier, por el delito de robo agravado por el uso de arma y la victimización de un menor, no definiendo la situación penal del segundo imputado en el hecho, Alejandro Borges, de 18 años de edad.
Durante la primer y única jornada de juicio se planteó que “Dylan Alan Monier y Alejandro Borges (quien al momento del hecho tenía 17 años), se apoderaron mediante violencia física y amenazas y con el uso de un arma, de elementos que eran propiedad de un chico de 14 años”.
En el expediente se hizo contar que los hechos investigados habrían ocurrido entre las 7.20 y 7.50 del 30 de mayo, cuando Monier y Borges invitaron al adolescente a hacer “una travesura”, mientras todos se encontraban en el Polideportivo del barrio La Cantera.
Una vez en una zona boscosa, en cercanías al barrio Los Morros, el condenado y su compañero habrían comenzado a intimidar al joven, quien intentó huir sin lograrlo.
Aunque durante el juicio Monier desligó de responsabilidad en lo ocurrido a Borges, e inclusive en el expediente declaró que actuó en compañía de otro joven, a quien identificó como F. G, el Tribunal declaró su responsabilidad penal como coautor del delito de robo agravado por el uso de arma.
Los jueces Maximiliano García Arpón, Rodolfo Bembihy Videla y Alejandro Pagano Zavalía dejaron a consideración de otros magistrados la determinación de la pena a aplicar a Borges, dado que el Art. 20 del Código Procesal Penal de la Provincia de Tierra del Fuego, los jueces de la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones, con la inclusión de un juez de la Sala Civil, son quienes tienen competencia criminal y correccional para juzgar, en instancia oral y pública, en los delitos cometidos por las personas menores de edad que no hayan cumplido los 18 años al momento del hecho, aunque hubiesen excedido esa edad al tiempo del juzgamiento. Borges tenía 17 años al momento de los sucesos investigados, razón por la cual recién el día jueves 31 de octubre volverá a evaluarse su situación penal.
En el debate oral y público que dio inicio ayer por la mañana, los imputados se abstuvieron de prestar declaración indagatoria ante los jueces en tanto el testimonio de los cinco testigos citados fue incorporado por lectura, tras el acuerdo de las partes.
Durante la etapa de alegatos, el fiscal Nicolás Arias, consideró probada la materialidad y autoría del hecho de parte de los dos imputados y destacó que “gracias a la labor de la Policía se pudo dar con ellos, sumado a filmaciones de la zona y el reconocimiento en rueda de personas”.
Como agravantes, mencionó “la extensión del daño”, ya que según pericias efectuadas sobre el niño victimizado, este padece trastornos de estrés postraumático, a consecuencia de la brutal golpiza recibida.
Por su parte, el Defensor Público Danilo Cambio, representante legal de Monier reconoció la participación de su defendido pero no así, la calificación pedida por la Fiscalia, por lo que solicitó que en caso de aplicar condena sea en suspenso y no efectiva
Por último, el abogado Dante Pellegrino pidió la absolución de su defendido, Alejandro Borges, al considerar que las pruebas para inculparlo no son suficientes.
Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el 31 de octubre a partir de las 14 horas.

LOS HECHOS

Los imputados son Dylan Alan Monier, de 19 años de edad, alojado en la Alcaldía de Ushuaia y Alejandro Borges, de 18 años actualmente, quien era menor de edad al momento del hecho enjuiciado por lo que no perdió su libertad. A ambos jóvenes se les atribuye haberse apoderado, mediante violencia física y amenazas, y con el uso de un arma (que podría haber sido un destornillador o una birome) de un aparato de telefonía celular, de una campera de abrigo con capucha, de otra campera de tela más fina y deportiva y de $875, entre otras cosas de propiedad del niño victimizado.
Según la descripción del fiscal a cargo de la causa, Eduardo Urquiza, “el hecho ocurrió entre las 7.20 y las 7.50 del 30 de mayo de 2019, cuando Monier y Borges invitaron al joven de 14 a realizar una travesura, mientras todos se encontraban en el gimnasio del Polideportivo del barrio La Cantera de Ushuaia”.
Fue así que los tres se dirigieron a pie hacía una plazoleta del barrio Los Morros pero en un momento dado, los imputados habrían comenzado a intimidar al niño con el objetivo de llevarlo a la zona boscosa que rodea el espacio urbano.
Según relató la víctima, cuando intentó huir del lugar Monier y Borges lo habrían retenido por la fuerza tomándolo uno del brazo y el otro de atrás, tirándolo al suelo, momento en el que arrojó su celular a un costado, ante la exigencia de uno de los imputados.
Luego intentó escapar pero no pudo porque, consignó “me empezaron a agredir físicamente. Me dieron una patada en la frente y golpes de puño en el rostro, exigiéndome que les diera la contraseña del teléfono celular, propinándome golpes de puño”.
Entonces el menor, que se encontraba contra el suelo, intentó huir nuevamente pero “uno de los imputados me apuntó y ejerció presión en el sector izquierdo de la espalda con un elemento contundente con punta, mientras me decía que me quedara quieto y que se querían quedar con mi campera”.
Finalmente, el niño refirió que “uno de los imputados me piso la cabeza con sus pies, lo que me provocó que me sangrara la nariz mientras me advertían que si le contaba a alguien lo ocurrido me iban a encontrar”.


FAMILIARES DE BORGES EXIGEN A LA JUSTICIA QUE CITE A DECLARAR AL MUCHACHO QUE MONIER DIJO QUE LO ACOMPAÑABA CUANDO OCURRIERON LOS HECHOS.

“No pueden hacerle pagar a un inocente lo que hizo otra persona”

Visiblemente conmocionados durante el juicio oral y público que tuvo ayer en la sede judicial del barrio Monte Gallinero su primera jornada de desarrollo, los familiares de Alejandro Borges, uno de los dos imputados por la agresión y el robo a un niño de 14 años de edad, clamaron por justicia.
“El no tiene nada que ver en lo que le imputan. No puede ser que los jueces no tengan en cuenta lo que dijo el muchacho que hoy condenaron cuando lo está claramente desvinculando a Alejandro y dando inclusive la identidad de la persona que lo acompañaba ese día. Ese joven, F. G., vive en el barrio y tiene que ser citado porque acá se está tratando de hacer responsable a un inocente de lo que debe hacerse cargo él” – manifestaron muy apesadumbrados padres, tíos y primos de Borges.
La familia del imputado destacó también que “parece que hubiera una inexplicable intencionalidad de querer involucrar a Alejandro a la fuerza, cuando él en esto no tiene nada que ver. Es más, en la rueda de reconocimiento que se hizo, el menor no identificó a Alejandro como uno de sus agresores. El es inocente y la Justicia tiene que ir a buscar a F.G., porque si es realmente responsable de lo que lo acusan, hay alguien peligroso suelto que puede victimizar a otros niños, mientras que un inocente terminaría en la carcel”.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.