Descubren una cámara oculta en un baño de mujeres policías

POR EL HECHO FUE PREVENTIVAMENTE APARTADO DE SU CARGO UN CABO DE LA COMISARIA PRIMERA DE RIO GRANDE.

Se trata de un hombre joven recientemente ingresado a la Policía de Tierra del Fuego a quien ya se le inició un sumario administrativo, se le retiró el arma reglamentaria y se lo puso en situación de disponibilidad preventiva hasta que se resuelva su situación.

Aunque parezca increíble cualquiera puede acceder a una cámara “espía” a través inclusive de sitios de venta masiva. Según la complejidad de la tecnología, puede resultar más o menos fácil vincularla con su propietario/a.

Cuando una mujer policía fue al baño de las viejas dependencias sitas en la calle Belgrano al 700, en Río Grande, no pudo creerlo: debajo de un lavamanos, estratégicamente colocado a la altura de la cadera de las usuarias de ese espacio, aparecía un pequeño objeto. Al acercarse inmediatamente se dio cuenta de que se trataba de una diminuta cámara de video, del tipo conocido como cámara oculta o para espionaje.
El lugar elegido para la filmación ilegal fue el baño de mujeres de la Comisaría 1era., en donde funciona la División Comunicaciones, al que pertenecería el “fisgón”.
Valiéndose de conocimientos en la materia, el personal de Comunicaciones logró esclarecer rápidamente el vínculo entre el dispositivo encontrado y el teléfono celular de un cabo que se desempeña en el área, dando intervención inmediata a la Justicia del Distrito Judicial Norte y a la Jefatura de Policía con asiento en Ushuaia.
Diario Prensa pudo confirmar que efectivamente en las últimas horas fue apartado de sus funciones un uniformado con jerarquía de cabo y escasa antigüedad en la institución. Las autoridades de la Fuerza resolvieron su inmediato pase a disponibilidad preventiva mientras se sustancia un sumario administrativo y se encuadra el tipo de delito en el que habría incurrido el efectivo, considerándose en principio que se trató de una intromisión y vulneración de la intimidad de las personas.
La identidad del policía, que además se habría aprovechado de los conocimientos adquiridos en el sector policial que tiene directa injerencia en las cámaras de vigilancia callejeras y que interviene cuando se trata de relevar material de aparatos privados, próximos a hechos investigados, se mantuvo en estricta reserva.
Al cierre de la presente edición se pudo saber que en el caso se encuentra interviniendo el Juzgado de Instrucción Nro 1 de Río Grande, cuyo titular es Daniel Césari Hernández, quien deberá determinar la calificación del acto de lesión a la intimidad cometido.
No obstante, la Jefatura de Policía avanza con un sumario interno que en caso que se logre probar la autoría fehaciente del cabo en el hecho investigado, concluiría con su exoneración.
El accionar del efectivo policial podría encuadrarse en un delito contra la intimidad individual de las personas, considerada un bien jurídico. La tipología podría determinarla el análisis de las imágenes y si las mismas hubieran sido reproducidas a través de otros medios, como por ejemplo las redes sociales, lo que agravaría considerablemente la pena prevista en el plano administrativo, civil o penal, según correspondiere.


Edición:

Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.