El presidente del banco advirtió que sin la ayuda nacional no cierran los números

El presidente del banco advirtió que sin la ayuda nacional no cierran los números

Carlos Fernández estimó en 1.500 millones la masa salarial mensual, contando jubilaciones. Con la merma de la recaudación propia y la coparticipación nacional, sin los ATN “el gobierno no llega”, dijo, en medio de la polémica por el pago a cuenta de deudas.

 

“La aparición del coronavirus cambió totalmente el escenario. Hay una gran caída de la actividad económica y de la recaudación. Tenemos una caída de actividad económica de entre el 70 y el 80% y la recaudación está cayendo mucho, por eso la responsabilidad primaria del banco es ser agente financiero del gobierno, para que pueda pagar sueldos y gastos, y tener una administración lo más eficiente posible”, sostuvo.

Por ahora el gobierno no está utilizando préstamos de la entidad, si bien podría apelar hasta “el 25% del patrimonio del banco. Ese es el límite y se aplica tanto a corto como mediano o largo plazo, puede ser un descubierto o un crédito a dos años”, señaló Fernández.

En la actualidad hay un desembolso mensual de “1.500 millones en sueldos por todo concepto, contando las jubilaciones, con aportes y contribuciones. Por un lado el banco está asegurando el pago de sueldos y jubilaciones y el pago de los gastos más elementales, y por otro hemos recibido ayuda del Gobierno nacional porque el Estado provincial no llega”, admitió.

“Estamos rascando la olla y en Economía no hay milagros”, expuso, descartando bajar las tasas más de lo que se ha propuesto, como piden algunos legisladores, mucho menos la tasa cero que se implementó en La Pampa para pagar sueldos privados. “Si pensamos en una línea de crédito para pagar sueldos a tasa cero, alguien tiene que poner esa tasa. Hoy la provincia no está en condiciones de hacerlo y no es la misma la situación del gobierno de La Pampa, donde el banco no es público totalmente y cada gobierno tiene una capacidad operativa”, dijo.

Tampoco por el momento se pueden tocar los fondos de la colocación de bonos, con un remanente que ronda “los 120 millones de dólares. Esos fondos se afectaron a un menú de obra pública y ese dinero está definido para ese destino. A la fecha hay algo más de 120 millones y se está analizando la forma de poder utilizarlos para otro fin, que será una discusión que tendrá que darse en la Legislatura. Se busca asignar esos recursos a obras de más rápida ejecución y destrabar otras, y eso se puede hacer a través de una ley”, indicó.

Finalmente se le preguntó sobre la posibilidad de una modernización tecnológica, ante las críticas por el funcionamiento del homebanking. “Tenemos en carpeta toda la informatización del banco para una modernización, pero esto nos cambió toda la situación. Estábamos trabajando para ordenar todo, porque la banca pública tiene que desarrollar servicios, atender y subsidiar sectores para que la provincia crezca. Cuando la situación es de crisis y hay que poner el dinero sobre la mesa, lo hace la banca pública mientras los privados le esquivan el bulto, porque ellos van detrás de la rentabilidad, mientras que la pública tiene un objetivo social”, destacó.

“Ahora nos movieron el arco pero queremos seguir trabajando en la modernización porque hay muchas cosas para hacer. Hoy estamos en esta inundación que es este virus, todos tratando de flotar”, concluyó.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.