Fue procesado el preso acusado de abusar de su hija de 9 años en una celda

Fue procesado el preso acusado de abusar de su hija de 9 años en una celda

EL TITULAR DEL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NRO 1, JAVIER DE GAMAS SOLER, DICTO EL PROCESAMIENTO DEL PEDOFILO POR “ABUSO SEXUAL SIMPLE Y ABUSO SEXUAL GRAVEMENTE ULTRAJANTE, AGRAVADOS POR EL VINCULO”. TAMBIEN AL RESPONSABLE DEL SERVICIO PENITENCIARIO QUE DEBIO EVITAR QUE LA MENOR FUERA ULTRAJADA EN UN CALABOZO.

Alejandro P., estaba purgando una condena de 15 años de prisión por haber abusado de su hijastra menor de edad cuando abusó de su hija biológica de 9 años en el horario de visitas en la cárcel.

El juez de instrucción 1 de Ushuaia, Javier De Gamas Soler, procesó al imputado Alejandro P. (no se revela su identidad por llevar la víctima el mismo apellido) por los delitos de “abuso sexual simple” y “abuso sexual gravemente ultrajante”, en ambos casos “agravados por el vínculo” y “cometidos en un número indeterminado de oportunidades”.
Además, dictó el procesamiento del subalcalde del Servicio Penitenciario Provincial, Héctor Ceferino Ramos, a quien se responsabilizó de incumplir sus deberes de funcionario público al no garantizar los controles que “hubieran impedido” el abuso en perjuicio de la menor de edad, señalaron las fuentes oficiales.
El recluso Alejandro P., tiene 35 años de edad y se encontraba en la parte final del cumplimiento de una condena de 15 años de prisión por haber sido hallado culpable de violar a su hijastra menor de edad, cuando fue denunciado por su ex pareja por abuso sexual de la hija de ambos, de 9 años de edad, en oportunidad de visitarlo la nena en su lugar de detención, sin la compañía de su madre.
La Justicia de Tierra del Fuego demostró que el recluso abusó de su hija cuando lo iba a visitar los domingos al establecimiento carcelario, enviada por su madre con una mujer que es pareja de otro interno alojado en el mismo lugar.
Una vez que traspasaba los controles de entrada, la mujer que la acompañaba se desentendía de la menor y se la entregaba a su padre, quien tapaba con “sábanas, cortinas y una frazada” la puerta de la celda, para que no se pudiera ver desde el exterior, adonde la introducía.
La investigación determinó que los abusos ocurrieron durante las 29 visitas realizadas entre agosto de 2017 y el 29 de julio de 2018, ya que un día después de la última vez que estuvo en el anexo 1 del Servicio Penitenciario, sito en la esquina de Olegario Andrade y Goleta Florencia, la niña le confesó a su madre que “papá me toca y me hace cosas de grande”.
El juez tuvo en cuenta como evidencia “el relato creíble de la víctima”, la pericia psicológica que demuestra “signos compatibles con abusos sexuales recientes” y el informe psiquiátrico donde se indica que el acusado posee “rasgos psicopáticos” y orientación hacia la “pedofilia”.
Como el imputado estaba en condiciones de acceder a libertad condicional por cumplimiento de la condena por el primer abuso, el juez también le dictó a Alejandro P., “prisión preventiva” para evitar que pueda gozar de cualquier salida transitoria de la cárcel, a pesar de que ello no le impidió volver a delinquir, intramuros.


Edición:

Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Notas relacionadas

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.