Hurtador solvente podría ser condenado a una pena de un mes a dos años de prisión

EL SEXAGENARIO QUE APROVECHANDO LA DISTRACCION DE UNA MUJER QUE COMPRABA EN UNA FARMACIA SE APROPIO DE SU BILLETERA, AHORA ENFRENTA UNA CAUSA POR HURTO SIMPLE.

La filmación de las cámaras de seguridad ubicadas en el sector de compra de medicamentos de la farmacia Autofarma, sita en calle Magallanes 856, en Ushuaia, forman parte del expediente judicial caratulado “Sánchez Torrado Maximino Antonio sobre hurto en perjuicio de Meurzet Gisela Loreley”, iniciada a raíz de que el hombre se apropiara de la billetera que su dueña dejó apoyada por unos minutos sobre una saliente del mostrador, mientras iba en busca de un artículo en las góndolas cercanas.
El registro fílmico se produjo cerca del mediodía del pasado 31 de enero cuando Antonio Sánchez ingresó al local comercial para adquirir un analgésico y un antiácido. El video lo muestra parado frente al mostrador, tomando la billetera rectangular de color claro mientras el propietario de la firma se aleja para buscar los medicamentos solicitados. Después de introducir entre sus ropas la carterita tipo sobre, recibe el Ibuprofeno y Milanta y se dirige hacia la caja a abonarlos. En ese interín se cruza con la damnificada, quien ignoraba que en el interior de la campera azul con vivos blancos que llevaba el hombre que pasaba a su lado, iba su billetera. Sánchez sale del local tranquilamente, sube a su vehículo y se aleja del lugar.
Gisela Merzeut en tanto vuelve al mostrador y pregunta a los farmacéuticos si vieron su documentera y ante el hecho concreto de que no estaba en donde la había dejado apenas minutos antes, decidió radicar la denuncia en la Comisaría 1era., distante a una cuadra de la farmacia. La mujer dijo que en el interior de la billetera tenía dos mil pesos, un par de aros de oro blanco y documentación personal.

LA INVESTIGACION

Iniciada la investigación pertinente, los efectivos policiales pudieron dar con una persona que en momentos en que caminaba por San Martín, observó en el interior de un recipiente para residuos, una billetera vacía. Exhibida la misma a Meurzet, la reconoció como propia, aunque lamentando que había sido vaciado su contenido y que ni siquiera el autor del hurto dejó su documentación personal, ahorrándole la tramitación y tiempo que la misma insume.
Informada la Justicia sobre lo acontecido, inmediatamente el titular del Juzgado de Instrucción Nro 3, el juez Federico Vidal, ordenó que la Policía se dirigiera al domicilio del sospechoso, en el Dpto “A”, 1er piso, Tira 3, del barrio 640 Viviendas, a fin de proceder al allanamiento de la morada y también a la requisa del automóvil en el que se movilizaba, además de la revisación personal de quien fue identificado como Maximino Antonio Sánchez Torrado.
El sujeto vio agravada aún mas su situación personal dado que los efectivos policiales encontraron en su poder una campera azul con vivos blancos coincidente con la que se ve vestir a quien hurta la billetera, en las cámaras de seguridad de la farmacia.
Dado que el sujeto aparenta mayor edad – en un principio se creyó que tenía alrededor de 70 años pero nació en 1958, por lo que tiene 62 años – la Justicia se cercioró de que no padeciera algún tipo de trastorno mental que pudiera determinar su inimputabilidad. Ante la inexistencia de certificados en tal sentido y ante la percepción de que el individuo se encuentra situado correctamente en tiempo y espacio, el juez Federico Vidal dispuso que fuera notificado de Derechos y Garantías, que se le informe formalmente que se encuentra incurso en una causa penal por el delito de hurto y que se le actualice su prontuario.
Amigos y conocidos de Antonio Sánchez, muy conocido en Ushuaia por ser copropietario de un laboratorio, manifestaron su estupor ante la noticia: “Antonio no tiene ninguna necesidad económica para hacer algo así. Tiene familia y amistades de años. No podemos entender qué le pasó por la cabeza”, consignó uno de ellos.

AUNQUE DESDE UN PRIMER MOMENTO LA JUSTICIA FUEGUINA DETERMINO QUE CORRESPONDE APLICAR LA FIGURA DE “HURTO”, ALGUNOS ABOGADOS DEJARON ENTREVER QUE TAMBIÉN PODRÍA CORRESPONDER LA DE “DEFRAUDACION POR APROPIACION DE COSA PERDIDA”, QUE QUEDO DESCARTADA DE PLANO.

¿Pena de prisión o multa?

La legislación argentina prevé una diferenciación en el acto de encontrar un bien extraviado o dejado a distancia de su dueño, y apropiárselo – en una vereda desierta, por ejemplificar – y en el hecho de apropiarse de un bien en el marco de un espacio en el que su legítimo propietario pudiera estar presente, como por ejemplo un comercio.
En la figura de la defraudación se considera la “Apropiación de cosa perdida”, a la que se define como un abuso de la situación de hallador de quien se adueñó de un bien. Y no se lo considera autor de “hurto” porque “no sustrae el bien sino que, abusando de la situación
de hallador, se adueña de él cuando ya no estaba dentro de la
esfera de custodia del dueño. En este caso corresponde la figura de defraudación establecida en el Art. 175, Inc. 1º, del Código Penal.
Pero es distinto cuando ese bien se halla – como ocurrió en la farmacia Autofarma el viernes último, en un lugar en el que están presentes otras personas que pudieran ser dueñas del elemento de valor. Al respecto la ley establece que “quien halla y se apropia de una cosa ajena en un negocio concurrido
comete hurto y no defraudación
pues cabe la posibilidad de que el dueño se halle aún en el lugar”.
La disquisición entre una y otra figura se refleja en las penas respectivas, correspondiendo en el caso de hurto una pena que va de dos meses a un año de prisión de cumplimiento no efectivo al pago de una multa, en la segunda.


Diario Prensa

Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.