Insomnio… o cuando dormir es un problema

No dormir bien es uno de los síntomas típicos de la ansiedad, aunque no necesariamente tiene que ver sólo con este problema. Sin embargo, como venimos tratando más a fondo esta sintomatología, hoy vamos a hablar sobre este problema como parte de las herramientas de control del cuadro de ansiedad.
El insomnio es una complicación que suele estar relacionada con diversos problemas de salud. Las causas más comunes para tener insomnio son las preocupaciones y el estrés, pero puede tener otros orígenes. Si el problema tiene que ver con este origen mental, gran parte de las personas con insomnio terminan siendo medicadas con benzodiacepinas, que son relajantes del sistema nervioso (las muy conocidas drogas que terminan en “pam” o “lam”: clonazepam, diazepam, lorazepam, alprazolam).
Estas drogas inducen a la relajación y al sueño pero presentan un sinfín de efectos secundarios a mediano y largo plazo, por lo que no es recomendable su utilización durante mucho tiempo. Sin embargo, en la práctica, vemos que se usan de manera abusiva y la adicción y la pérdida de la calidad del sueño son parte de los problemas que producen su uso continuo. Especialmente en este último caso, si pensamos que estas pastillas se consumen para poder dormir, tendrás que saber que si se usan por más de un mes seguido, terminan por alterar el ciclo del sueño profundo, que es el que necesitamos para lograr la reparación del organismo durante el descanso. En otras palabras, las benzodiacepinas logran inducir el sueño, pero su consumo a largo plazo termina por empeorar el problema del insomnio.

LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO

Algunos de los efectos en la salud por falta o mala calidad del sueño son:
• Problemas de atención y memoria: distracción durante el día en las tareas cotidianas, escasa capacidad de retención de información nueva, perdida de objetos a causa de estar distraído/a, incapacidad o dificultad para estudiar, etc. Muchas personas creen que tienen un problema neurológico a causa de la pérdida de la memoria, pero es posible que la razón sea el insomnio.
• Irritabilidad: la persona que no duerme o duerme mal, estará enojada, irritable e intolerante durante el día. Esto además de causar un malestar en él mismo, genera problemas con familiares, amigos y compañeros de trabajo.
• Cansancio: mientras dormimos, el cuerpo y la mente se reparan a sí mismos, por lo que si no se duerme bien, la maquinaria orgánica y psicológica no descansa. Es lógico entonces que nos sintamos más cansados de lo normal, aun cuando no hayamos realizado tareas pesadas. Es común la sensación de pesadez y de falta de descanso cuando la persona recién se levanta y ésto es indicador de la mala calidad del sueño.
• Aumento del stress, ansiedad y depresión, disminución de la calidad de vida: si el insomnio persiste por mucho tiempo, la persona tenderá a desarrollar problemas de salud, mentales y físicos. Como es de esperar, la vida de la persona se irá deteriorando paulatinamente. Aumentará la sensación de descontrol y tenderá a ver la vida negativamente; por tener problemas en las relaciones sociales, irá desarrollando sensación de desconfianza, de peligro y de alerta hacia su entorno; como la mente no descansa, la persona mirará a la vida de manera confusa, no pudiendo enfrentar las presiones cotidianas de forma efectiva. El cuerpo, al no descansar, se mantiene activado por más tiempo de lo normal, lo que comenzará a generar diversos síntomas relacionados a enfermedades (gastritis, colitis, contracturas musculares, mareos, problemas coronarios, respiratorios, alcoholismo, consumo excesivo de cigarrillos).
• Problemas laborales: las tareas que la persona anteriormente podía realizar fácil y rápido, ya no las podrá hacer, no logrará retener información, se olvidará de cosas importantes, se producirán problemas con el jefe, discusiones con los compañeros a causa del estado de irritabilidad, falta de energía para realizar tareas, etc.

TRES TIPOS DE INSOMNIO

• Insomnio de conciliación: dificultad para lograr dormirse.
• Insomnio de mantenimiento: la persona se duerme y se despierta de manera intermitente.
• Insomnio de despertar precoz: la persona duerme, pero se despierta temprano y no puede volver a dormir.
La dificultad para dormir suele extenderse a lo largo del día y esto se debe principalmente a que la causa más común del insomnio es el estado de alerta, de preocupación y/o de stress. En otras palabras, no se duerme bien porque la persona no puede parar de pensar ni logra relajarse. Es por esto que el insomnio es muy común en quienes sufren por ansiedad, depresión u otros problemas psicológicos, o bien cuando alguien está pasando por situaciones difíciles que aún no ha podido solucionar.
Como es de suponer, tomar medicación para el insomnio cuando el problema es otro, NO es la solución. Finalmente, a los problemas sin resolver se le puede llegar a sumar uno más: el de la dependencia a drogas legales. Por ese motivo, la semana que viene vamos a compartir algunas alternativas a fin de poder lidiar con este problema y no tener que recurrir a psicofármacos.
El abuso de este tipo de medicación no cura el insomnio, solo logra dormir las emociones que permanecen sin resolver.

Bibliografía consultada:
https://www.psicoactiva.com/…/tan-buenas-las-benzodiazepin…/
http://www.guiasalud.es/…/res…/apartado05/tratamiento02.html


Diario Prensa

Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río Grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Notas relacionadas

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.