Artistas de Ushuaia.

En mil y una interpretaciones, el artista fue capaz de observar la representación del virus que logró poner en jaque al mundo, desde una perspectiva estética y simbólica. “Las pandemias inevitablemente cambiaron la historia de la humanidad y marcaron un antes y un después. El coronavirus no será la excepción” – sostuvo el artista que además lleva sus obras a la calle “para que se fusionen con el paisaje

Javier Elissamburu. Alguien que logró llevar el COVID al arte

En una entrevista amable y distendida, Javier Elissamburu se presta a explicar cómo se le ocurrió, observando la característica forma de corona en que se representa al virus del COVID 19, multiplicada cada día y hasta el infinito en los medios de comunicación audiovisuales y gráficos, catapultarlo al terreno del arte. Y además, insertarlo y asociarlo, con un lenguaje visual ampliamente entendible, en variados escenarios característicos de Ushuaia, como por ejemplo el faro del fin del mundo.

¿Qué te llevó a interesarte desde tu rol de artista y docente en el virus que sorprendió a la humanidad, reconocido el año pasado como SARS-CoV-2, COVID 19 o coronavirus?

Ocurre que las enfermedades y sus variantes forman parte de la historia de la humanidad, acompañándonos en toda nuestra vida social y en los conglomerados de gente. Son pocas las fronteras que podemos usar de defensa orgánica para toda enfermedad de propagación comunitaria o de persona a persona. Las grandes enfermedades que no conocían límites geográficos por los movimientos de la gente en el mundo fueron denominadas pandemia para representar la enfermedad infecciosa que abarca grandes extensiones geográficas y que sin dudas han transformado, marcado y cambiado la historia de la población mundial. El movimiento de personas y productos crece a nivel global y esto, probablemente hace que de manera más rápida se propaguen virus que parecieran ser más resistentes y difíciles de controlar a pesar de los esfuerzos de la ciencia. Según mi visión, el primer emergente con el que nos encontramos fue que como sociedad no estábamos preparados para enfrentar una pandemia. Y aunque contamos con más tecnología, ciencias y comunicación para encontrar un camino que supone tiempos de respuesta más cortos, no fue así. Tantas inquietudes se transformaron en lo que denominé “Poética Visual COVID 19”.

¿Podemos entonces decir que tu interés en plasmar en imágenes el virus del COVID implicó un reconocimiento del impacto que su aparición significó para todos y cada uno de los habitantes del planeta?

Algo así. Hoy podemos decir que nadie pero sobre todo la niñez y la adolescencia no son lo que eran en 2019, y que el uso de la tecnología, los video juegos, les posibilitaron y posibilitan tener “una vida social” adaptada. Quedó claro que la escuela, no es la escuela y que tener un sustento es privilegio que todo ser humano merece y que los gastos más superfluos y costosos ya no deberían tener lugar. Creo que la pandemia nos llama a hacer un registro, una fotografía, un backup global para sentar bases, fijar un antes, un durante y un después, que espero sea un nuevo renacimiento global. En este contexto histórico, entre encierro y salidas controladas, entre tantas actividades que como todos nos reinventamos y descubríamos constantemente fue que surgió a través de trazos simples, el personaje principal que es una representación de un virus, el COVID 19. Se me ocurrió de este modo dejar plasmadas en ilustraciones todas estas nuevas situaciones que nos invadían en la cotidianidad, en las redes y medios de comunicación. Algunas imágenes son solo representativas y otras esperanzadoras, pero su significado solo será completado por el ojo y aporte del espectador.

Javier Elissamburu. Alguien que logró llevar el COVID al arte

¿Cómo es que además, se te ocurrió llevar tus obras a la calle, a colocarlas en los muros para que los transeúntes las vean cuando van a sus trabajos o estén paseando?

Luego de crear en el papel a esa pequeña partícula que puso al mundo patas para arriba, surgió publicar mis trabajos en el diario Prensa Libre, lo que me motivó mucho a seguir dibujando. Y decidí culminar esa etapa con una exposición en el puerto de la ciudad, la que denominé “La Calle es Mía”. Básicamente es un encuentro de trabajos plástico visuales con los vecinos, trascendiendo la frontera de una sala de exposición para posibilitar que las obras se fusionen con la vida cotidiana y con el paisaje. Se rompe así con la institución arte como portadora de autoridad, haciendo arte en la vía pública. Esta muestra presentada con las apariencias de los museos, ya que sus obras están enmarcadas, y colocadas a la altura de la visión para que ningún otro elemento interfiera en su lectura, genera el juego de opuestos “museo – calle”.

Sabemos que tu última realización está relacionada con el post COVID y el nuevo tiempo de apertura a los visitantes que se asocia con el regreso de los cruceros. ¿También será expuesta en la vía pública?.

Sí, claro. Con motivo del 137° aniversario de la ciudad y la reapertura del puerto a los cruceros, que estuvieron ausentes en la temporada 2020/2021 por la pandemia haré una intervención y exposición urbana, también bajo la modalidad que denominé “La Calle es Mía”. En esta ocasión, con la colaboración de la Dirección Provincial de Puertos y Opus V Cultura de las Artes Visuales (CAVAC) quedará inaugurada hoy 12 de octubre mi última propuesta, en donde se pueden apreciar ilustraciones de la ciudad y barcos, cruceros, catamaranes y una muy especial referida al ARA San Juan que tuvo como último puerto al de Ushuaia. Realmente deseo que todos los vecinos concurran a ver las obras expuestas en la costa y que las disfruten.

* Javier Elissamburu se especializó en lenguajes artísticos a través de una beca de la UNIPE (Universidad Pedagógica) y la UNLP (Universidad Nacional de La Plata). Completó una licenciatura en Artes Visuales en el IUNA (Instituto Universitario Nacional de Arte) y obtuvo sus tres profesorados en Arte en la Escuela Martín Malharro.
Actualmente se desempeña como profesor y tutor en instituciones educativas de la ciudad de Ushuaia, como el Colegio Provincial José Martí y el Polivalente de Arte M.I. Bustelo. Es capitán de Opus G – Equipo Argentino de Escultura en Nieve, Hielo y Arte Monumental-, presidente de CAVAC – Cultura de las Artes Visuales Asociación Civil – además de llevar a cabo su carrera artística individual.
El artista fueguino cuenta con más de 22 exposiciones individuales, 40 colectivas y 16 actuaciones como jurado. Sus obras se encuentran en museos y colecciones privadas en Argentina, Uruguay, Chile, México, Alemania, España, Venezuela, Francia, Rusia y Canadá. Viene transformando las calles con su arte desde 2014. Sus creaciones se pueden ver también en https://latierraesmia.blogspot.com/.


Diario Prensa

Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar