No aclares, que oscurece: Barili consideró “un abuso” el uso de losa radiante en la vía pública

El conductor de Telefé intentó rectificarse del informe sobre Tierra del Fuego, que repitió el discurso del presidente Macri en una columna del diario El Litoral publicada el mes pasado. Nuevamente expuso el desconocimiento de la realidad del sur del país.

El conductor del noticiero de Telefé, Rodolfo Barili, ensayó una disculpa por el informe sobre “veredas calientes” difundido la semana pasada, que generó el rechazo de los patagónicos, pero calificó de “abuso” el uso de losa radiante en la vía pública, sin entender la realidad del extremo sur del país, común a otros como Canadá o Finlandia, donde se adopta la misma metodología. Barili aclaró que presentó la noticia como “una novedad”, cuando en Copahue existe desde 1999 la calefacción en las veredas para derretir la nieve, que ha permitido extender la actividad turística y evitar accidentes.
“Hubo quienes interpretaron los datos como un ataque a esta zona del país”, dijo en su descargo el conductor, y sostuvo que “lo que mostramos el viernes y dijimos textualmente, fue un nuevo fenómeno, nuevo y preocupante”, subrayó sobre los “usuarios residenciales que comenzaron a calefaccionar las veredas de sus viviendas con losas radiantes, buscando que con ese calor que se genera, la nieve que se acumula se derrita”.
“Con una red de gas sumamente acotada como la actual, si alguien tiene calefaccionada su vereda y a pocas cuadras hay un vecino que no tiene caleffacionada su pieza, el exceso de consumo de uno, seguramente pudiente, afecta a quien aun no tiene la red de gas”, argumentó, y apeló como fuente a la empresa Camuzzi para sostener sus dichos: “Sobreabastecer al primero atenta contra la llegada de red al segundo y hoy la empresa Camuzzi, que da gas en esta zona del país, ratificó nuestra información”, manifestó.
“Nosotros queremos ratificar que jamás dijimos que las veredas con losas radiantes abundaban. Alertamos sobre un nuevo fenómeno, y tampoco cuestionamos los subsidios. Es más, explicamos la razón de los mismos en la inclemencia del invierno actual”, afirmó, si bien el fondo del informe fue apuntar contra los fueguinos que cargaban el peso de sus “excesos” sobre los bolsillos de los argentinos del resto del continente, que sostienen los subsidios.
Barili invitó a “hacer un ejercicio de diferencias en este momento de escasez energética” y tomó “el consumo promedio de hoy en una provincia de la Patagonia, que no es de las más australes. Es de 520 pesos mensuales según la empresa de gas. Quien no tiene red de gas, para calefaccionarse con el mismo nivel calórico, necesita 3.500 pesos para hacerlo con leña; 5.800 pesos para hacerlo con garrafa; y 6.200 con kerosene. O sea, el que menos tiene, debe gastar más para un servicio que debería llegar a todos y no llega”, sostuvo, desconociendo que no solamente “los pobres” apelan al gas envasado, sino nuevas urbanizaciones, importantes hoteles y centros turísticos donde tampoco llega la red.
“Alertar del abuso (sic) de algunos que tienen el servicio ha sido el fin de la columna”, remarcó, y pidió “disculpas” a quienes interpretaron que se cuestionaba “su forma de vivir o señalábamos que todos los habitantes tienen esas losas en sus viviendas, aunque no hayan sido esas nuestras palabras”.
Por tercera vez expresó que “el fin fue mostrar este fenómeno nuevo en algunos usuarios residenciales, de poder adquisitivo seguro, y alertar sobre el uso indiscriminado de energías no renovables” y, como posición del canal, se expresó “a favor de los subsidios a los usuarios de la Patagonia”.
“Cuando informamos nosotros, no escondemos otro fin más que el de contar una noticia”, cerró Barili.
Sin embargo la “noticia” no es tal, dado que desde abril de 1999 la pequeña villa de Copahue, en Neuquén, donde el invierno pega duro y la nieve dejaba envuelto al pueblo, el ex gobernador Felipe Sapag inauguró la obra de pavimento calefaccionado. En este caso la climatización proviene de pozos geotérmicos, pero la finalidad es la misma que en Tierra del Fuego, dado que Copahue cerraba la temporada a fines de marzo y logró prolongarla a mayo y junio, con 25 mil turistas que caminan las calles despejadas por año, sin temor a accidentes.
La novedad no es tal en países como Finlandia o Canadá, donde se utilizan radiadores bajo las calles desde hace años, no por “abuso” ni “derroche”. “Esto tiene una doble utilidad: por un lado, la gente con problemas de movilidad puede moverse por el centro en invierno sin necesidad de ayuda y sin el consiguiente miedo a caerse, y por otra está la parte comercial”, sostienen.
Canadá se destaca por el pavimento con esta tecnología, que además ha reducido notablemente los accidentes por la calzada resbaladiza.
Al margen de la visión sobre esta tecnología que mejora la calidad de vida y tiene directa relación con el desarrollo turístico, Barili no dio a conocer un informe que surgió espontáneamente de la producción de Telefé: el 29 de abril de este año, pocos días antes, el presidente Mauricio Macri había remitido una columna al diario El Litoral, en medio del debate por los tarifazos .
Allí escribió de puño y letra que en el sur algunas veredas se calefaccionan con losa radiante: “Se ha llegado al extremo de calefaccionar veredas con losas radiantes en algunas ciudades del sur del país, mientras hay otras como Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires donde miles de personas sufren los cortes de luz durante días”, aseguró el mandatario,
Ya entonces Macri cosechó rechazos de la CTA por su “falta de contacto con la realidad” y de la Cámara de Comercio de Ushuaia, que cuestionó la distorsión de la información.
Fue la presidente de la entidad, Claudia Fernández, quien explicó que estas veredas están circunscriptas al paseo de compras y que el consumo es mínimo, porque no están “calientes” como presentó el informe de Telefé, sino que se mantienen a “una temperatura mínima para descongelar la nieve”, al margen de que muchas no se alimentan a gas sino que están conectadas a la red eléctrica.
La finalidad es la misma que se buscó en otros países con climas similares, o en la citada villa de Copahue: “Derretir el hielo, que no se amontone la nieve, se pueda circular y no haya accidentes”, dijo Fernández.
“Todos los comerciantes tenemos obligatoriedad de tener las veredas limpias y despejadas, porque si no nos multan. Además si alguien se cae y se lastima, vamos con una demanda civil por el mantenimiento de la calle. No se utiliza por placer porque a mí no me gusta ver nieve. Se utiliza por necesidad básica para circular; y no es para calefacción, sino para derretir la nieve”, había explicado la presidente de la Cámara a Macri, por el discurso del que, cual repetidora de la palabra oficial, se hizo eco el informe de Telefé.


Edición:
Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Notas relacionadas

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.