nacion

Otros dos locales de recreación nocturna fueron clausurados

Otros dos locales de recreación nocturna fueron clausurados

Aníbal Chaparro, secretario de Comercio del Gobierno de Tierra del Fuego.

La Secretaría de Comercio dispuso la clausura por 15 días en función de que el incumplimiento de los protocolos sanitarios “constituyen un peligro para la salud pública”.

Se trata de Jagger y de “La Cabaña Beer Point”, consideradas ambas firmas que giran comercialmente con el rubro pub, reincidentes en la comisión de las faltas sanitarias.

La Secretaría de Comercio realizó durante el último fin de semana diversas inspecciones en locales gastronómicos de la capital fueguina, tales como restaurantes, confiterías y otros del mismo rubro, a fin de constatar el cumplimiento del protocolo sanitario dispuesto para la actividad. Durante la recorrida del sábado a cuatro locales, se observó que en dos de ellos se estaban cometiendo irregularidades, por lo que se procedió a la clausura de ambos. Es de destacar, agrega la información oficial, que en los propietarios de las dos firmas comerciales – Beer Point, sito en la base del Glaciar Martial y Jagger, en calle Antártida Argentina 173 – ya habían sido advertidos previamente, persistiendo no obstante en el incumplimiento de las pautas sanitarias establecidas.

Otros dos locales de recreación nocturna fueron clausurados
El pub que funciona en la base del Glaciar Martial bajo el nombre La Cabaña Beer Point ya había sido noticia en todos los medios por una fiesta realizada entre la noche del sábado 20 de junio y la primera hora del domingo 21.

En ese sentido, el titular de la Secretaría, Aníbal Chaparro, informó que “la clausura es por 15 días corridos para los dos locales y se debe a que con anterioridad se les había recordado cuáles son las medidas que deben cumplir. Ambos propietarios tenían conocimiento previo de las condiciones que debían tener en cuenta por lo que consideramos que esta falta es un peligro para la salud pública”.
Respecto al incumplimiento del protocolo, el funcionario detalló que en el caso del pub céntrico Jagger, cuyo propietario es Ariel López, “había mayor cantidad de personas de las permitidas de acuerdo a la capacidad del lugar, tampoco se respetaba el distanciamiento y se excedía la cantidad de personas permitidas por mesa. En el otro local- La Cabaña Beer Point, cuyo titular es Gonzalo Cichero – sito en la zona del Glaciar Martial se constató que había personas en el lugar luego del horario permitido, no utilizaban tapabocas y tampoco se respetaba el distanciamiento social”.
Chaparro subrayó asimismo que “es responsabilidad de cada propietario hacer cumplir el protocolo porque además del cuidado de los propios trabajadores también está en riesgo la salud de quienes asisten. Es perfectamente posible cumplir con las medidas dispuestas y hay que entender que el objetivo es el cuidado de la salud pública. Las disposiciones que hacemos cumplir van en ese sentido”.

Respecto a los controles valoró el acompañamiento de la Policía Provincial en los operativos e instó al municipio de Ushuaia a sumarse asegurando que “sería deseable que podamos articular con ellos, porque multiplicaría la posibilidad de control y le haría bien a la salud de todos los vecinos y vecinas de la ciudad, ya que este momento requiere de la colaboración y compromiso de todos los actores implicados”.
Finalmente Chaparro reiteró “la importancia de seguir cuidándonos, de hacer respetar los protocolos. Llamó también a la responsabilidad de quienes asisten a este tipo locales para que presten atención y cumplan con las medidas de bioseguridad en general como es el uso de tapabocas, el lavado de manos frecuente y la distancia social”.

Advertidos

“La Cabaña Beer Point” volvió a ser noticia en las últimas horas, al ser clausurada la firma dedicada al rubro pub, con venta de cerveza y esparcimiento. El penúltimo fin de semana del mes de junio de este año ocupó amplios espacios en todos los medios de comunicación por haber organizado una fiesta con mariachis incluídos, en donde las autoridades municipales intervinientes consignaron que no se respetaban las medidas sanitarias preventivas para evitar la propagación del coronavirus.
En esa ocasión, en el peor momento de la pandemia en Ushuaia, el subsecretario de Políticas Sanitarias, doctor Lucas Corradi, sostuvo que “los responsables deberían ir presos porque las consecuencias pueden ser terribles. Aquí hubo una gran irresponsabilidad social porque este tipo de conducta es jugar con fuego. Lo que se vivió el sábado en este local es el claro ejemplo de todo lo que como sociedad no tenemos que hacer. Es indispensable respetar la distancia social”.

Otros dos locales de recreación nocturna fueron clausurados
El pub Jagger, sito en Antártida Argentina, entre Gobernador Deloqui y San Martín, fue clausurado por funcionar con una mayor cantidad de personas de las permitidas de acuerdo a la capacidad del lugar, no hacer respetar el distanciamiento social entre los concurrentes y exceder la cantidad de personas permitidas por mesa.

Corradi expresó también que “La situación en el país no está controlada y si no se respeta el distanciamiento y se usan mascarillas y demás elementos de desinfección, si no se hacen los controles pertinentes, si no se respetan los protocolos que se redactaron pero que se terminan incumpliendo, se está jugando con fuego. Lamento también que haya vecinos que se sumen a estas situaciones porque el peligro es real”.
En esa ocasión se difundió como responsable de la actividad efectuada a la firma La Casa de Té, de María Salduna, con domicilio comercial en la calle Luis Fernando Martial 3.560, siendo en realidad el evento organizado en el mismo lugar pero en horario nocturno, en donde funciona el pub La Cabaña Beer Point, cuyo titular es Gonzalo Cichero.

Un protocolo elástico

Diario Prensa Libre consultó a varios propietarios de locales de recreación nocturna que han sido visitados por personal de la Secretaría de Comercio en los últimos días, para saber en qué consiste el procedimiento y si las exigencias son difíciles de cumplir, coincidiendo todos los preguntados en que “no es nada complicado ni imposible de respetar”.
Sobre el detalle de medidas que se deben observar, relataron que “lo primero que miran es que no haya gente parada. Los clientes tienen que estar todos sentados y si se levantan para ir al baño deben hacerlo con el barbijo colocado. También la cantidad de personas no debe exceder el máximo estipulado y la cantidad de concurrentes debe ser en relación a la cantidad de metros cuadrados de cada local. Otro punto que tienen en cuenta es que las mesas estén suficientemente separadas. Tenemos que tener alcohol en gel disponible en todo momento y hay que respetar los horarios de cierre”.
Preguntados acerca de cómo proceden los inspectores que concurren a los locales y en qué tono se dirigen a los responsables que estén en esos momentos presentes, la respuesta también fue coincidente en cuanto a que el trato es cordial y contemplativo. “Si las faltas detectadas no son graves, indican las modificaciones a realizar y después de verificar que la documentación de forma esté en regla, se retiran, como me pasó a mí. Voy a tener que sacar una mesa y poner una mampara de separación en un lugar del local, pero es algo de sencilla resolución. Después de hacerme esa observación y culminada la inspección, se retiraron y todo transcurrió en tono amable”.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.