“Si se hubiera actuado antes en Ushuaia, tal vez el homicidio de Mar del Plata nunca hubiera ocurrido”

“Si se hubiera actuado antes en Ushuaia, tal vez el homicidio de Mar del Plata nunca hubiera ocurrido”

EL EX CUÑADO DEL ASESINO DE UNA JOVEN MUJER EN LA CIUDAD COSTERA, OCURRIDO EL 2 DE MARZO ULTIMO, REVELO ESTREMECEDORES DETALLES DE LAS ANDANZAS DE BERNARDO LUIS BARAJ EN USHUAIA Y SOBRE COMO EL MISMO SUJETO ARROJO DE UN BALCON A SU PROPIA HERMANA.

El oficial de dotación del cuartel de Bomberos Zona Norte, César Daniel Aguirre, relató a Diario Prensa Libre los antecedentes de violencia del sujeto que golpeó y arrojó desde un séptimo piso a una joven mujer, el mismo al que su sobrino de 15 años acuchilló en defensa de su madre, a la que Baraj agredía constantemente.

Hace apenas unos días atrás el país se conmovió por la difusión en los  “Si se hubiera actuado antes en Ushuaia, tal vez el homicidio de Mar del Plata nunca hubiera ocurrido”medios de prensa nacionales, de la triste noticia de un nuevo femicidio ocurrido esta vez en Mar del Plata. Jordana Belén Rivero, de 28 años de edad, psicóloga, impactó con su cuerpo laxo sobre el pavimento de la vereda, al caer desde el balcón de su departamento, ubicado en el 7º piso de un edificio de la calle Salta al 1700.
Rivero murió al caer desde el balcón, pero previamente había sido golpeada y asfixiada. Tenía un pantalón amarrado en el cuello. Mediante la autopsia se determinó que la joven «recibió previo a la caída varios golpes en su rostro» y que «cayó en estado de inconsciencia», explicó el fiscal marplatense a cargo de la causa.
Cuando la Policía subió al 7º piso y llamó a la puerta del departamento de Jordana, debió entrar por la fuerza porque el sujeto que estaba en su interior refería “no tengo la llave”. Al entrar finalmente, el desorden generalizado hablaba de que allí se había producido una terrible lucha por sobrevivir, y las marcas de arañazos en el rostro y cuerpo sangrantes de quien fue identificado como Bernardo Baraj, lo confirmaron.
Inmediatamente apareció en su historial delictivo informático un hecho similar anterior ocurrido en Ushuaia el 6 de diciembre de 2017 cuando Bernardo Luis Baraj golpeó una vez más y por última vez a su pareja: el hijo de esta lo acuchilló, cansado de ver cómo maltrataba a su madre. Y lo mando al hospital.

“Estos hechos no pueden seguir ocurriendo”

Diario Prensa Libre entrevistó al oficial bomberil Cesar Aguirre, quien trabaja en favor de la gente desde su puesto en el cuartel de bomberos Zona Norte, en donde hace 25 años que se brinda generosamente cada vez que se produce un incendio o un siniestro vial. Hoy quiere contar una traumática experiencia familiar, porque confía en que sus palabras podrán servir para cambiar conductas y no haya “ni una menos”.

¿Bernardo Luis Baraj estuvo vinculado a tu familia y no de una manera feliz, no?

Cuando mi hermana Paola lo trajo a mi casa en Andorra, en el año 2016 me pidieron quedarse con nosotros. Yo accedí pero todos los días había discusiones, fuertes peleas y lamentablemente, ambos se drogaban. La situación era insostenible por lo que les pedí que se fueran, a pedido también de los demás integrantes de mi familia. La Policía tuvo que venir varias veces para que accedieran a irse, amenazas y rotura de mi auto mediante. Al final, un día los terminé echando a los dos y me quedé con mi sobrino porque la madre decidió irse con Baraj. Después estuvieron viviendo mucho tiempo en el hospital porque les dieron un lugar para quedarse en la guardia. El estaba también en “Reecontrándonos” por el tema de sus adicciones.

“Si se hubiera actuado antes en Ushuaia, tal vez el homicidio de Mar del Plata nunca hubiera ocurrido”¿Tu hermana es la mujer que fue agredida por Baraj en 2017 y a la que su hijo – tu sobrino – defendió, acuchillándolo?

Si, porque Baraj era extremadamente violento. Era un tipo que amenazaba, un tipo que conocía a los políticos y a mucha gente influyente. Hablaba con ellos por teléfono como si fueran sus hermanos. Tenía muchos contactos y estaba liberado para hacer de todo. Caía preso y a la media hora lo largaban. Para nosotros fue un tiempo muy difícil porque teníamos de su parte amenazas constantes. No podíamos descuidar a los chicos ni dejar la casa sola porque nos decía que nos iba a incendiar la casa y el auto.

Cómo afectó ese gravísimo incidente a tu sobrino? Porque con 15 años defendió a su mama acuchillando a un adulto. Debe haber sido un shock para él.

A mi sobrino lo tuvimos en tratamiento psicológico durante seis meses. A pesar de tener 15 años el era un pibe alto, grande, de buen cuerpo y salió a defender a su madre porque veía que Baraj la estaba asfixiando. Ese día él estaba sacado, tenía los ojos rojos. Mi sobrino primero le pegó con una silla para que soltara a su mamá y como no la dejaba, agarró un cuchillo y no lo dudó. Mi hermana, quizá por el miedo no quería denunciar ni avisar a nadie.

¿El la tiró de un balcón, así como ocurrió con Jordana Rivero en Mar del Plata?
Sí. Es así. Luis Baraj arrojó de un edificio a mi hermana. Ella me contó que estaban discutiendo por drogas, celos y que él la agarro del cuello y la empujó. Estaba presente mi sobrino. Al nene le quedó grabado todo eso, vio cómo le pegaban a la madre y después vio a su mamá colgada del balcón y al tipo empujándola; le abría los dedos para que se cayera. Mi hermana estaba prendida de la baranda y este tipo le pegaba en las manos para que se soltara. Todo en medio de insultos y gritos, porque era un sujeto que atemorizaba por el volumen de su voz y su boca sucia. Eso ocurrió en el año 2016 en Buenos Aires y en el 2017 se vinieron todos a vivir a Ushuaia.

¿Qué hacía la Policía, las autoridades, los médicos, la Justicia, ante una persona tan violenta?
Yo solo recuerdo que en el hospital le daban drogas para poder calmarlo, pero no había nada que lo tranquilizara. Entraba pateando, gritando, insultando. Una vez rompió la puerta de la guardia exigiendo que le den los medicamentos.
El inclusive trabajaba con chicos en una escuela de ajedrez. Siempre decía que era bipolar y yo creo que era así. Vos estabas hablando con él y de repente, ante cualquier comentario explotaba furioso y se tornaba incontrolable.

¿Crees que esto se podría haber evitado si este hombre hubiera sido detenido o recluido en un centro de salud mental?

Si, todo se podría haber evitado. Estoy convencido de eso. Es lamentable que hoy tengamos que estar llorando la muerte de una joven a manos de Baraj. En Buenos Aires, en el 2016 ya se podría haber evitado que todo terminara así cuando arrojó a mi hermana del edificio. Ella gracias a Dios, está viva.


Diario Prensa

Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.