Sin palabras: Gastón Roma estuvo tres años sin hablar en el recinto

En un año de inactividad récord, una cuarta parte de los diputados no fueron registrados por los taquígrafos a lo largo del año. De los fueguinos, el actual intendente de Río Grande, Martín Perez, fue el que más habló en el Congreso, con 1.631 palabras.

De acuerdo al informe que elabora todos los años el sitio especializado Parlamentario.com, con apenas 12 sesiones a lo largo del año -10 durante el período ordinario- era más que probable que el balance final en materia de discursos no fuera destacado en 2019. Al menos por el lado positivo, porque en materia negativa, sin dudas fue un año notorio: hubo un total de 62 diputados que no hablaron a lo largo del año en el recinto.
Cómo será que para encontrar un número peor hay que remontarse a 2011 -otro año con elecciones presidenciales y de muy baja actividad legislativa-, en el que hubo 80 diputados silenciosos, o 2007, con 68.
Con todo, hubo una sesión extra large a fin de año, ya con una nueva composición, en la que hablaron muchos legisladores que no lo habían hecho en las anteriores sesiones y por lo tanto evitaron hacer más grande esa lista de legisladores sin participación.
Ni siquiera hizo su aporte el jefe de Gabinete Marcos Peña, que durante su gestión tuvo mucha presencia en ambas cámaras, pero en 2019 solo fue una vez a Diputados.
El total de palabras registradas por el Indice de Calidad Legislativa a lo largo del presente año en el recinto de la Cámara baja fue de 517.173, apenas un poco más que las 432.574 de 2011, un año claramente de muy poca actividad. Un tercio del número registrado en 2016, 1.557.287 palabras pronunciadas, el máximo desde 2007, cuando Parlamentario comenzó a realizar estas mediciones.
En este contexto, el que más palabras expresó fue, como siempre sucede, el hasta el 10 de diciembre titular del cuerpo, Emilio Monzó, que registró 21.251 palabras -casi la mitad que en 2018-. Como siempre aclaramos, el presidente de la Cámara de Diputados es en general el que más habla, pues es el encargado de dar la palabra y eso suma. De hecho, en cada intervención el presidente del cuerpo expresa, por el solo hecho de dar la palabra, al menos ocho palabras.
Sucesor de Monzó en el cargo, Sergio Massa seguirá obviamente ese camino. En las dos sesiones extraordinarias que le tocó conducir en un mismo día, el nuevo titular de la Cámara baja sumó 8.608 y fue, claro está, el diputado que más habló de la nueva conformación del cuerpo.
Unicamente dos veces se alteró la constante de que el presidente de la Cámara fuera el que más habla. La última vez en 2014, cuando el radical Mario Negri aventajó al entonces titular del cuerpo, Julián Domínguez. Ya había pasado también en 2010, con el jujeño Eduardo Fellner al frente de la Cámara, oportunidad en la que el entonces titular del bloque oficialista, Agustín Rossi, lo desplazó al segundo lugar. Ahora Rossi, en su último año como diputado nacional -y presidente del bloque FpV-PJ-, ocupó el cuarto lugar del listado general, con 12.593 palabras.
El mencionado Mario Negri, en su última experiencia presidiendo el bloque oficialista, quedó detrás. Pero no quinto, sino sexto, con 9.410 palabras expresadas.
Ahora bien, si los presidentes de los bloques más grandes no subieron al podio, ¿quiénes ocuparon esos sitios en 2019 detrás de Monzó? Los representantes de la izquierda suelen ser, en los últimos tiempos, los que escalan a ese nivel, pues no desaprovechan el escenario del recinto y consiguen ubicarse al tope de los conteos. Así fue que en 2016 el segundo fue Néstor Pitrola y en 2017 resultó ser Juan Carlos Giordano. En 2018 la diputada trotskista Romina Del Plá se ubicó tercera, y ese lugar ocupó en 2019 Nicolás Del Caño, con 12.743 palabras.
El segundo lugar en esta oportunidad no fue para alguien de la izquierda, sino para el mendocino José Luis Ramón, titular del bloque unipersonal Protectora durante la mayor parte del año, y del interbloque Unidad y Equidad Federal a partir de la nueva composición del cuerpo. El mendocino sumó el último año nada menos que 14.214 palabras, un promedio similar al del año anterior (13.941 palabras) que sin embargo en esa oportunidad le había servido para ubicarse en el puesto 12°.
En el quinto lugar, como cuña entre Rossi y Negri, se insertó Romina Del Plá, con 10.914 palabras.
A continuación aparece otro miembro de un bloque unipersonal, el santafesino Luis Contigiani (8.853), quien suele realizar extensas intervenciones, y en el octavo lugar aparece quien en la actualidad lleva más tiempo ocupando una banca, la bonaerense Graciela Camaño -Premio Parlamentario 2019-, que durante una parte del año lideró el bloque del Frente Renovador, y luego se apartó para integrar la bancada de Consenso Federal.
Camaño registró 8.842 palabras, un poco más que quien ocupó el 9° lugar, otro de los que por primera vez se ubican entre los diez primeros lugares: el kirchnerista neuquino Norman Darío Martínez, quien registró 8.808 palabras gracias a su papel de miembro informante del megaproyecto que el nuevo oficialismo impulsó sobre el final del año. Papel que compartió en esa oportunidad con Carlos Heller (2.166 palabras), que se ubicó segundo entre los nuevos diputados.
Completa el “top ten” de diputados más habladores en el recinto otro exoficialista, Daniel Lipovetzky (8.420 palabras), producto de su papel determinante en varios de los proyectos principales debatidos a lo largo del año pasado.

Los que menos hablaron

Otro que estuvo abocado a la campaña primero, y después con la mente en el cargo para el que había sido electo -la intendencia de la capital cordobesa-, fue Martín Llaryora, quien apenas pronunció 5 palabras en todo el año, la vez que como autoridad de la Cámara le tocó dirigir un pasaje de una sesión. “Disculpe, diputada: no la escucho”, fue lo único que dijo en todo el año.
Lo superó el chubutense Santiago Igón, que solo habló cuando juró por un nuevo período, el 4 de diciembre: “Por los trabajadores y las trabajadoras que perdieron su trabajo en estos años, por el pueblo del Chubut, por Santiago y Rafael, por mis compañeros de militancia, ¡sí, juro!”, expresó entonces.
Por lo demás, hubo 62 diputados que a lo largo del año permanecieron en silencio durante todas las sesiones. La lista incluye -debemos aclararlo- al radical riojano Héctor Olivares, quien fue asesinado cuando caminaba junto a un amigo, que también fue asesinado, cuando los interceptaron en la Plaza de los Dos Congresos. Fue el 9 de mayo del año pasado.
Entre los que no hablaron a lo largo del año hay figuras como el hoy ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, Nilda Garré, la hoy vicegobernadora de Santa Fe Alejandra Rodenas, Daniel Scioli y el hoy gobernador pampeano Sergio Ziliotto.
Dos diputados que ya dejaron sus bancas, el fueguino Carlos Roma y el bonaerense Rodrigo Rodríguez, cumplieron tres años sin hablar en el recinto. Y siete cumplieron dos años sin habar. Fueron los siguientes: Aída Ayala, Hernán Berisso, Wado De Pedro, María Isabel Guerín, Juan Mosqueda, María Carla Piccolomini y Claudia Ledesma Abdala de Zamora.


Diario Prensa
Noticias de: Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.