Una nena de 15 años denunció que un guardavidas abusó de ella

OTRA VEZ LA MUNICIPALIDAD DE RIO GRANDE ESTA INVOLUCRADA EN UNA DENUNCIA POR ABUSO SEXUAL. ADEMAS DE LA QUE PESA SOBRE EL INTENDENTE POR PRESUNTO ABUSO SEXUAL COACTIVO, AHORA FUE DENUNCIADO UN GUARDAVIDAS DEL NATATORIO EVA PERON POR LA MADRE DE UNA NIÑA DE 15 AÑOS DE EDAD. EL IMPUTADO NO CUENTA CON CERTIFICADO PSICOTECNICO PARA ESTAR EN CONTACTO CON MENORES Y YA FUE NOTIFICADO DE DERECHOS Y GARANTIAS.

La denuncia fue radicada el lunes último ante la Comisaría de Género y Familia por G.S.G, madre de la menor y tramita ante el Juzgado de Instrucción Nº2 de Río Grande, a cargo del juez Raúl Sahade.

G.S.G., de 35 años de edad, (la legislación de protección a los menores impide la difusión de identidades que por acercamiento permitan identificar a las víctimas de hechos de carácter sexual) denunció ante la Comisaría de Género y Familia de la ciudad de Río Grande, el pasado jueves 6 de junio, que su hija N.B.A., de 15 años de edad, fue abusada sexualmente por un guardavidas, identificado como L. B., luego de realizarse en el natatorio municipal Eva Perón, de la ciudad de Río Grande, un torneo deportivo del que la menor fue partícipe.
El hecho fue inmediatamente derivado a la Justicia, recayendo en el Juzgado de Instrucción Nro 2 a cargo del magistrado Raúl Nadím Sahade, la sustanciación del expediente que en principio fue caratulado presunto abuso sexual simple.
Los hechos debieron ser denunciados por la progenitora dada la condición de menor de edad de la presunta víctima del delito investigado, quien relató que el día mencionado su hija N., se presentó a las 9 de la mañana en el natatorio municipal Eva Perón para participar en un torneo deportivo. Relató que la niña debía realizar nados con otras tres compañeras y que terminada la pasada salió del agua porque a otra de las competidoras, de nombre Y. S., se le había acalambrado una pierna. Mientras estaban paradas al costado de la pileta y N., intentaba aliviar a su amiga realizándole masajes notaron que eran observadas por el guardavidas, el que momentos después se les acercó.
La denunciante agregó que su hija le relató que el hombre les recomendó que fueran a la colchoneta a elongar, que permanecieran en el lugar porque se iban a entregar medallas y diplomas a los participantes del torneo y que se iba a servir una chocolatada. El hombre permaneció observándolas y cuando ellas fueron a la colchoneta volvió a acercárseles pidiéndoles que lo acompañaran al cuarto de los guardavidas, ya que notó que Y.S., se sentía mal. En el interior de la habitación en la que los empleados del lugar guardan sus pertenencias en lockers, el sujeto le suministró un sobre de azúcar a Y., mandándola a bañarse porque “el agua caliente te va a ayudar a que te descontractures y te sientas mejor”.
Y., así lo hizo, quedándose N., sola con él. El guardavidas entonces le dijo, según la niña: “ Vos también tenés que elongar porque nadaste mucho”. Entonces, relata, él se puso detrás, la tomó de los brazos, juntándoselos y comenzó a masajearle la espalda, los omóplatos, hasta llegar a la cintura. En un cierto momento la giró hasta tenerla enfrentada, acercándola y abrazándola, haciendo el movimiento para levantarla hasta hacerle sonar la espalda. En esa instancia, la niña contó que el hombre mientras la tenía suspendida en el aire, inmovilizada, comenzó a darle besos en la boca, intentando introducirle su lengua. Luego le preguntó “¿Te gustó? Porque vos sos re linda y encima nadas re bien” a lo que la menor dijo haber respondido que no, que él era un hombre mayor y que ella tenía novio.
Después, N., dijo que pudo zafar de la situación y que se encaminó rápidamente a la zona de vestuarios a reunirse con sus amigas L. N de 16 años, D. G y Y. S, de la misma edad a quienes les contó llorando lo sucedido. Ellas le aconsejaron que pidiera ayuda y contara a las autoridades del natatorio lo vivido. Como en el lugar se encontraba la mamá y su pareja, la chica les contó lo ocurrido, por lo que la mujer fue a entrevistarse con la persona responsable del natatorio, a quien identificó como Matías Federico Runín. El secretario de Participación y Gestión Ciudadana del Municipio de Río Grande, le suministró la identidad del guardavidas, información con la cual la mujer se dirigió a la dependencia policial a radicar formalmente la denuncia.

DESCONTENTO

En declaraciones a la agencia Telam, la madre de la menor involucrada en los hechos, refirió que cuando su hija en el natatorio le contó el abuso del que había sido víctima por parte de L.B., un hombre de unos 50 años de edad, se acercó inmediatamente a hablar con él, quien la habría agredido de palabra cuando ella lo confrontó.
“No quiero dar detalles para resguardar a mi hija, pero este hombre tiene que pagar por lo que hizo. Nos arruinó la vida”, sostuvo la mujer.
La misma fuente sindicó que pese a la gravedad de la denuncia, la Municipalidad de Río Grande no había tomado ninguna medida preventiva, al menos hasta el cierre de la presente edición y que solo se había limitado a emitir un comunicado en el que se informaba que “a partir de las 16 del día lunes 10 de junio no habrá actividad en el chapotero y en la pileta mediana por reparaciones en el equipo de calefacción de ese sector, informándose por este medio cuándo se reanudarán las mismas”.


Edición:

Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.