Zentner: “Esta señora me usa para disimular su impericia para conducir una empresa”

Horacio Zetner

ANTIGUO EMPRESARIO Y DEPORTISTA FUEGUINO SE DEFENDIO DE LAS ACUSACIONES DE LA PRESIDENTE DE LA COOPERATIVA RENACER, MONICA ACOSTA.

Horacio Zentner realizó un descargo público ante las graves imputaciones que Acosta hizo en radios y portales tildándolo de estafador en el marco de una operación comercial efectuada entre la Cooperativa de Trabajo Renacer y un tercero, identificado como Cristian Moura. Acosta entregó televisores producidos en la fábrica sin las garantías propias de transacciones de envergadura como la suscripta.

El deportista y empresario fueguino es blanco desde el mes de abril de constantes acusaciones formuladas en distintos medios de comunicación, por parte de la presidente de la Cooperativa de Trabajo Renacer, Mónica Acosta, quien lo calificó en sus últimas apariciones mediáticas lisa y llanamente de “estafador”.
Consultado al respecto, Horacio Zentner señaló, apesadumbrado: “La señora Mónica Acosta tiene una manifiesta y malintencionada animosidad en mi contra. Parece que para ella ser fueguino, corredor de Rally y comerciante desde hace más de 35 años en Tierra del Fuego y fuera del país, me convirtiera automáticamente en estafador. Entre risas sarcásticas la escuché en las radios ensuciarme e involucrarme en cuestiones que no fueron ni son mi responsabilidad. Ella quiere a toda costa justificar de algún modo que hizo mal su trabajo y que fue negligente en el manejo comercial de su empresa. Seguro fue estafada pero no por mí si no por la persona a la que le entregó los televisores, Cristian Moura, quién también me estafó empleando cheques que yo le había entregado por la compra de aceite, anticongelante y cables, y que en cada vencimiento, estoy cubriendo. Pero eso ella no lo dice. Quiere ocultar su falta de diligencia, previsión y prudencia comercial ante los demás integrantes de la Cooperativa. Ella es la principal responsable de haberle entregado la mercadería a Moura sin los recaudos que cualquier empresario debe tener, como regla básica del ejercicio del comercio”.

Sobre la existencia de una transacción comercial en la que la fábrica Renacer vendió una importante cantidad de televisores contra la entrega de cheques de cuentas bancarias de la que es titular, Zentner explicó: “Quiero que toda la gente sepa para que no queden dudas que yo, Horacio Agustín Zentner, no realicé ninguna compra de televisores a Renacer, que nunca entré a la planta siquiera, que nunca firmé ningún contrato con esa cooperativa,
ni gestione con terceros ninguna compra. En esa operación yo también soy parte damnificada, tal como se lo expliqué a la señora Acosta, en repetidas ocasiones. Los cheques de mis cuentas que fueron entregados a Renacer son los que yo le entregué a un proveedor de mi comercio, identificado como Cristian Moura en marzo de este año cuando se presentó en mi local para ofrecerme tambores de 200 litros de aceite y de anticongelante y de rollos de cable subterráneo Sintenax. Por una parte de la compra le entregué a Moura tres cheques en pesos, posdatados, o sea de pago diferido y otro que quedaría solo en carácter de garantía para el resto de la operación. Le aclaré que este último era de una cuenta de Chile no operativa a lo que me respondió que no importaba porque era una formalidad solo para habilitar la facturación de la empresa que a la vez le proveía a él los cables Sintenax, pero que luego sería canjeado por otros del Banco Patagonia cuando me entregaran la chequera que había pedido. Yo lo vi razonable, sin percatarme en ese momento de sus verdaderas intenciones. Tiempo después me enteré por la misma señora Acosta que Moura había entregado mis cheques en Renacer”.

Acerca del destino que tuvieron esos cheques a su nombre, Zentner aporta más datos: “Pude saber por un llamado que me hizo Mónica Acosta en abril de este año que Cristian Moura logró con los tres cheques míos que Renacer le entregara 99 televisores por un valor estimado en el millón doscientos mil pesos. Mis cheques sumaban cuatrocientos doce mil pesos, quedando un saldo sin cubrir de ochocientos cincuenta mil.
¿Contra qué entregó la Cooperativa Renacer la mercadería a Moura sí aun debía pagar 850 mil aproximadamente? ¡Contra nada!. Sí. Tal cual ¡contra nada!. Acosta me dijo que solo le hicieron firmar un remito de entrega de recepción, diciendo él que luego les llevaría el pago en efectivo o los cheques, por lo pendiente. ¡Y ahora quieren hacerme cargo a mí de esta deuda que generó y contrajo este señor..!”.
En este punto de la entrevista Diario Prensa le preguntó a Horacio Zentner qué explicación le dio la presidente de Renacer ante el riesgo en el que hacía incurrir a la Cooperativa, entregando mercadería por un monto tan elevado sin ningún tipo de reaseguro, respondiendo el comerciante que “cuando ella me llamó la primera vez porque no podía comunicarse con Moura, y preguntarle yo por qué no se habían comunicado antes conmigo y por qué le habían entregado semejante cantidad de televisores a alguien que no les había dado ningún tipo de garantías, me respondió que Moura `los había envuelto´. Y como Moura está literalmente desaparecido, ahora resulta que la señora Acosta me quiere hacer responsable a mí de esa deuda que derivó de una transacción comercial mal realizada”.
Los 99 televisores mencionados fueron apenas parte de una operación suscripta por Renacer con Cristian Moura, que incluía otros 240 aparatos más. Al respecto Zentner explica: “ la señora Acosta me anotició de que otros 240 televisores habían sido exportados de la isla bajo el régimen de la Ley 19.640 con destino a Buenos Aires, en camiones de la empresa Oro Negro y que su comprador Cristian Moura iba supuestamente a comercializar a una empresa hotelera. Cuando llegaron los televisores a los depósitos de la empresa de transporte no se los entregaron a Moura cuando se presentó a retirarlos, por orden de Renacer, que ante la falta de cumplimiento del saldo de los 99 electrónicos que le habían dado en la planta, empezaron a sospechar que algo andaba mal. Desde Renacer volvieron a llamarme y a pedirme que interceda y cuando les pregunté por qué me dijeron que Moura les había dado un cheque del Banco Santander Chile. Ese era el cheque que yo le había entregado a Moura en garantía de los rollos de cable Sintenax, que según él, iba a servir solo para generar la factura de la empresa que se los proveía. Afortunadamente los 240 televisores quedaron en el depósito de Oro Negro en Buenos Aires y a disposición de Renacer, anulándose la compra. Yo ignoro cómo Renacer hizo una exportación a mi nombre, cuando yo no firmé ningún papel al respecto, ni aduanero ni comercial. Todo esto lo puedo acreditar con pruebas y testigos y lo voy a llevar a la Justicia porque me han causado un gran perjuicio”.
Sobre el paradero de Cristian Moura y la posibilidad de hacerlo comparecer ante la Justicia para que responda por sus actos, Horacio Zentner sostuvo que “esta persona dejó de atender mis llamados, parece que dio de baja el número del teléfono celular y no se sabe nada de él. Yo sigo intentando ubicarlo y solo pude saber que estaría en la zona del Gran Buenos Aires. Quiero recuperar el dinero correspondientes a los tres cheques que le entregué por mercadería que nunca recibí y que usó para estafar a un tercero, la Cooperativa Renacer”.
Los cheques mencionados para concretar la operación de la compra de aceites, refrigerantes y cables primero y de televisores después fueron motivo de consulta a Zentner. ¿Fueron pagados?: “Sí, yo afronté el pago como correspondía pero eso no lo salió a decir nunca Mónica Acosta porque hubiera quedado muy mal parada delante de los obreros de la planta. Salió en cambio a mentir diciendo en abril que los cheques no podían cobrarlos por falta de fondos cuando en realidad como eran de pago diferido debían ser cobrados en las fechas correspondientes. Después, en cada vencimiento yo los cubrí, aun cuando resulté también perjudicado. Esta mujer nunca declaró que esos cheques se los dio Cristian Moura. Prefirió ensuciarme a mí, que ya cancelé dos de los tres cheques como puedo probar con las fotografías que pongo a disposición”. (Ver aparte).
Finalmente, el comerciante agregó: “Yo laburo desde mi adolescencia y por esta razón mucha gente me conoce; por ser pionero en infinidad de temas comerciales, sociales y deportivos a lo largo de mi vida, actuando siempre con honestidad y compromiso social. Puedo tener deudas propias de mi actividad comercial como cualquier comerciante en estos tiempos difíciles pero que siempre serán pagadas como lo he hecho durante estos 35 años de actividad. Me puedo equivocar como cualquier ser humano pero siempre actúo de buena fe y sin intención de perjudicar a nadie. Por el contrario, siempre trato de ponerme en lugar del otro y ayudar en lo que puedo. Puedo hacer un negocio y este puede salir bien o mal, pero siempre dentro de la ley y la confianza mutua. Y como soy un laburante de alma espero poder seguir adelante a pesar de la falta de respeto y de las injurias de esta mujer y de la estafa de Moura. La gente que me conoce sabe de la verdad de estas palabras. Todos saben dónde encontrarme si tienen alguna duda. Yo estoy acá y estaré -si Dios quiere- por mucho tiempo más”.


Edición:

Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.