“Ahora tenemos que pensar en herramientas y políticas públicas que nos permitan una salida”, sostuvo Pérez

“Ahora tenemos que pensar en herramientas y políticas públicas que nos permitan una salida”, sostuvo Pérez

El intendente de Río Grande planteó que en esta nueva etapa de reapertura, además de trabajar para que no haya un retroceso del punto de vista sanitario, el esfuerzo se debe enfocar en la recuperación económica. Reclamó al Gobierno la regularización de deudas, para poder proyectar.

 

El intendente de Río Grande expuso la necesidad de trabajar en herramientas y políticas públicas que den una salida a la crisis económica que profundizó la pandemia, dado que ya era compleja la situación en la zona norte.
Tras dos meses de cuarentena y con la reapertura limitada de los comercios, consideró que se debe “trabajar con mucha firmeza para que no haya un retroceso del punto de vista sanitario, pero el desafío pasa por pensar en herramientas y políticas públicas que nos permitan una salida de esta situación, primero desde el punto de vista social o alimentario, y segundo desde el punto de vista laboral. Queremos poner rápidamente en funcionamiento nuestra economía local y el municipio puede ser el gran motor de nuestra economía”, sostuvo en diálogo con la prensa.
“Un eje importante hacia adelante es la obra pública como gran dinamizador de la economía local y vamos a tratar de hacer el mayor esfuerzo posible este año”, aseguró el jefe comunal, si bien se prevé reformular el presupuesto que tenía prevista una inversión de 400 millones para obra pública, en función de “esta nueva realidad”.
“Tenemos que cumplir con atrasos en algunos pagos de obras que se hicieron en la gestión anterior y que heredamos, y ver las nuevas obras que vamos a llevar adelante, con presupuesto propio si tenemos la posibilidad de contar con fondos. Había una proyección de 400 millones que se hizo antes de la pandemia y esta realidad es diametralmente opuesta. Este presupuesto lo conformó la gestión anterior y el cálculo de recursos tuvo una estimación en función de una realidad totalmente distinta”, expuso.
“Hoy tenemos una caída de la coparticipación nacional del 40%, una caída de nuestra recaudación de entre el 70 y el 80% este último mes, y esto va a repercutir notoriamente en los ingresos proyectados. La recaudación se va a ver resentida en todos los niveles y estamos repensando muchas de las políticas que queríamos llevar adelante, porque no lo vamos a poder hacer, sobre todo en la obra pública”, manifestó.
El intendente remarcó que como nunca es fundamental tener previsibilidad para poder proyectar cómo se va a dinamizar la economía desde el municipio, lo que se hace imposible con “una deuda de 400 millones” entre coparticipación y tributos municipales. “Hace diez días tuvimos un atraso severo, porque llegó casi a los 45 días, y por eso planteamos públicamente y a través de cartas documento la necesidad de que el Gobierno regularice la situación. Luego de eso el Gobierno efectuó algunos pagos de febrero y marzo y hoy estamos nuevamente con un atraso de entre 30 y 35 días. La deuda ya se ha tornado prácticamente histórica y está en el orden de los 300 millones de pesos de coparticipación, más 100 millones de deuda tributaria. Queremos llegar a una instancia de diálogo con la provincia, porque se hace muy difícil proyectar con esta deuda”, alertó.
“Estimamos que la cuenta de inversión 2019 va a cerrar con un déficit de entre 300 y 330 millones de pesos y queremos equilibrar esos números, cubrir muchos de los costos que hemos tenido por obras impagas de 2019 y poder proyectar una economía más sólida, con nuevas herramientas financieras y una salida más clara para los vecinos”, enfatizó.
Por el momento no hay riesgo en el pago de salarios ni tampoco está previsto retrotraer aumentos al personal municipal. “La prioridad siempre es garantizar los salarios. El segundo punto es garantizar el servicio de recolección de residuos, que nos insume cerca de 50 millones de pesos mensuales, entre recolección y relleno sanitario. El tercer punto es el transporte público y hemos anunciado la decisión de sostener el boleto en 19,55 pesos, porque no le podemos caer hoy a los trabajadores y los sectores más vulnerables con un nuevo aumento. Todos los meses se invierte un monto importante en subsidios al transporte, porque en el mes de noviembre de 2019 se establecieron 235 mil pesos por unidad y vamos a seguir subsidiando el boleto para que no impacte en el bolsillo de los usuarios”, concluyó.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.