Curtale: “Don José llamaba a Soto Maldonado `la jefa´por su carácter dominante”

Fiscal Daniel Curtale

LA POSTURA DEL FISCAL EN LA QUE SE BASO LA CONDENA A LA SEXAGENARIA SOTO MALDONADO, PUBLICADA EN LA EDICION DEL 22 DE MARZO ULTIMO.

El representante del Ministerio Público Fiscal, Daniel Curtale pidió a los jueces condenen a Mercedes Soto Maldonado a la pena de prisión perpetua, por el delito de homicidio agravado por el vínculo, mientras que su abogado defensor, el abogado Raúl Paderne, que la absuelvan.
El fiscal remarcó la existencia de “cuatro surcos horizontales, incompatibles con ahorcamiento o suicidio, desde un punto de apoyo, lo que hubiera dejado una marca en forma de inclinación. La soga no tenía nudo ni punto de anclaje… Con respecto a la insistencia de la defensa de argumentar que María Soto Maldonado padece un 68% de discapacidad que le impediría concretar lo que se le imputa… ¿pero 68% de qué tipo de discapacidad?. Es un número abstracto. ¿De qué discapacidad hablamos? Con ese número se trataba de argumentar que alguien que tiene un 68% de discapacidad no puede cargar el peso de una persona de 70 Kg. ¡Eso es jugar con los números!. Ella misma trata de presentarse como una persona minusválida, pero la fuerza necesaria para estrangular solo es la suficiente para poder levantar dos kg, o sea el equivalente a dos paquetes de yerba…Simplemente hay que sostener una soga, con varias vueltas, en un cuello humano… Esa maniobra solo requiere traccionar con la espalda. ¡Qué invalidez del 68% si siguió vendiendo en forma ambulante sin ningún problema!”.
Y sobre el hecho puntual de que la víctima tenía un elevado grado de alcohol en sangre pese a que no podía consumir alcohol por las drogas que tomaba por su enfermedad, Curtale se explayó: “Hay una intoxicación alcohólica importantísima, pero José Huenante estaba postrado, según relataron los testigos…¡1,68 de alcohol en sangre tenía! ¿Cómo entonces fue a tomar vino a algún lugar si no podía desplazarse por sí mismo? ¿Cómo se emborrachó? ¿Salió en la madrugada a alcoholizarse? ¿pero cómo lo hizo si estaba postrado, si no podía lavarse ni sus propias manos? Si hasta tenía que valerse de un papagayo que estaba al lado de la cama para poder hacer sus necesidades fisiológicas porque no podía desplazarse por sí mismo hacia el baño…
Es claro que al alcohol se lo proporcionaron. Y siendo dos las personas que vivían en la casa tengo que inferir que fue la señora Soto Maldonado quien le suministró el alcohol para menguar la resistencia de su víctima a la estrangulación… Todo esto prueba que ella planificó el hecho que estamos analizando”.
Curtale ahondó entonces en la personalidad de la imputada: “Es claro que en un caso de homicidio el muerto no habla… pero la psiquis de Soto Maldonado fue peritada y las psicólogas han dicho que ella es una persona independiente, para nada apocada o sin resolución de proyecto. José le decía a ella “la jefa” porque ella tenía una dominancia o preponderancia en la pareja. Ella fue durante muchos años vendedora ambulante, lo que requiere un carácter fuerte y presencia de ánimo”.
Con respecto a las severas contradicciones en las que incurrió la sexagenaria, el fiscal las evidenció: “Yanina Ricaldes (una persona que ayudaba en la tareas domésticas) declaró que cuando llegó a la casa esa mañana se encontró con que José tenía una soga en el cuello. Y que no sabía si quitarla o no. Empezó a llamar a gritos a Mercedes Soto Maldonado, pero ella no fue inmediatamente y cuando lo hizo no quiso ver al hombre. ¿Por qué? ¡Porque la escena la incriminaba!. Que mientras le sacaba la soga recién apareció Mercedes pero que no se acercó a José. Desde el pasillo de la pieza que está entre el baño y la pieza de Mercedes, ella se quedó ahí y comenzó a gritar ¡Yanina, Yanina!. Después se acercó pero no tocó en ningún momento el cuerpo de José. Nunca le levantó la remera ni trató de verificar si respiraba, como dijo”.
Para Curtale no fueron datos menores las fechas en las que ocurrieron acontecimientos importantes en la vida de la pareja: “El 5 de noviembre de 2017 José sufrió el ACV que lo dejó en situación de invalidez; 11 de abril de 2018, o sea pocos meses después se vendió su auto. Ellos habían empezado a noviar en 1996 y en 2012 retomaron la convivencia para casarse el 10 de mayo de 2018. ¿Cuál era el apuro si habían estado juntos tantos años?. Los amigos y vecinos, opinaron que ella se había casado por interés.
No llegó ni a un mes de casada, cuando sobrevino la muerte de su esposo…”


Edición:

Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.