nacion

El agente “Salchicha” rompió el aislamiento para irse a una fiesta… y lo encontraron borracho

El agente “Salchicha” rompió el aislamiento para irse a una fiesta… y lo encontraron borracho

Fueron sus propios camaradas quienes en un control domiciliario se dieron cuenta.

 

Un efectivo policial que por haber tenido contacto estrecho con una persona con coronavirus debía guardar cuarentena preventiva por 14 días en su domicilio para determinar si se había contagiado o no, se encuentra ahora al borde del despido de la institución.
El agente Ramón Ezequiel Aguirre, apodado “Salchicha”, afectado a prestar servicios en la Comisaría 5ta, sita en la calle Mariano Moreno al 3400 de la ciudad de Río Grande, fue visitado el domingo 2 de agosto por la comitiva policial encargada de constatar la permanencia de los aislados en sus domicilios. Pese a los reiterados llamados a la puerta, nadie salió, siendo encontrado el policía de reciente ingreso a la institución en una fiesta, en estado de ebriedad.
Debido a que el acto de desobediencia de una manda sanitaria tiene carácter grave, principalmente por su investidura policial y en atención al riesgo al que expuso a otras personas ante el caso de que él esté infectado con COVID 19, trascendió extraoficialmente que culminado el sumario administrativo en trámite, será exonerado de las filas de la fuerza.
Es de destacar también que fue el mismo Aguirre quien expuso ante sus superiores que había tenido contacto estrecho con un enfermo de coronavirus, razón por la cual inició la etapa de aislamiento preventivo que después infringió para participar de una concurrida reunión social.
Ante el aumento de casos de contagio de coronavirus, el presidente argentino, Alberto Fernández, estableció un Decreto de Necesidad y Urgencia con medidas para personas que cumplan con determinadas características como aquellos contagiados con el COVID-19, aquellos «casos sospechosos» o los que, por ejemplo, hayan vuelto de viaje de «zonas afectadas».

¿En qué delito se encuadra el incumplimiento de cuarentenas o aislamientos preventivos?

Ante el aumento de casos de contagio de coronavirus, el presidente argentino Alberto Fernández, estableció un Decreto de Necesidad y Urgencia con medidas para personas que cumplan con determinadas características como aquellos contagiados con el COVID-19, quienes sean «casos sospechosos» o los que, por ejemplo, hayan vuelto de viaje de «zonas afectadas».Todas aquellas personas que cumplan con una o más de una de estas características deberán respetar la cuarentena obligatoria. Aquellos que no lo hagan estarán cometiendo un delito. Fue Alberto Fernández quien enfáticamente anunció: «Vamos a ocuparnos de perseguir penalmente a quienes no cumplan la cuarentena».El agente “Salchicha” rompió el aislamiento para irse a una fiesta… y lo encontraron borracho

¿Cuáles son las penas por no cumplir con el aislamiento obligatorio?

«Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia», detalla el artículo 205. Por su parte, el artículo 239 dice que tendrá una pena de prisión «de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones».
Respecto a esto, se pide en el DNU que «en caso de verificarse el incumplimiento del aislamiento indicado y demás obligaciones establecidas en el presente artículo, los funcionarios o funcionarias – o policías como en este caso puntual – personal de salud, personal a cargo de establecimientos educativos y autoridades en general que tomen conocimiento de tal circunstancia, deberán radicar denuncia penal para investigar la posible comisión de los delitos previstos en los artículos 205, 239 y concordantes del Código Penal».

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.