nacion

El C.A.D.I.C informó que “por el malestar generado” no usará gas fosfina para matar

El C.A.D.I.C informó que “por el malestar generado” no usará gas fosfina para matar

Mientras que los científicos del mundo están abocados a encontrar vacunas y otras medidas de alivio a la pandemia, el Centro Austral de Investigaciones Científicas en Ushuaia se viene destacando en la prensa local y nacional por su intentona de aniquilar cruelmente a los conejos silvestres con un elemento que por su toxicidad afectaría también a otras especies, incluida la humana.

 

Después de una fuerte oposición de asociaciones protectoras de animales y del medio ambiente, y de la comunidad en general al temerario proyecto impulsado por uno de los integrantes del organismo científico dependiente del CONICET, Adrián Schiavini, se informó oficialmente en las últimas horas que “atentos al malestar generado, el CADIC desestimó la posibilidad de utilizar gas fosfina, tal como consta en el expediente” (textual). No obstante desde el ente insistieron de modo preocupante en que “el conejo es una especie exótica invasora que pone en riesgo el patrimonio natural, cultural e histórico de Tierra del Fuego, así como la salud de sus habitantes”.
Ante el riesgo que implica el uso de elementos de alta toxicidad que podrían afectar a los humanos que los manipulen o entren en contacto por cualquier causa con ellos y el sufrimiento que acarrearía a los animales, Rosana Vélez en representación de la Asociación Amigos del Reino Animal Fueguino – AARAF – y Griselda Engelhard, por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales – AFADA – se presentaron como querellantes para evitar que el Centro Austral de Investigaciones Científicas lleve a cabo un plan de exterminio de los conejos que pueblan el predio en el que se emplaza el edificio del organismo dependiente del CONICET y la península próxima.
Al cierre de la presente edición el CADIC informó oficialmente que dará marcha atrás con la peligrosa idea que pensaba desarrollar mediante el uso de gas fosfina. Este elemento es considerado, desde las revistas científicas a Wikipedia, como “un gas incoloro, inflamable, que explota a temperatura ambiente. Es levemente soluble en agua y es extremadamente venenoso”. Pese a ello, el impulsor de la ocurrencia, Adrián Schiavini, había intentado presentarlo como un elemento de uso inocuo para la vida de otras especies y de la población, lo que fue refutado por el juez federal Federico Calvete y por el fiscal Juan Soria, quienes ordenaron al CADIC mediante una resolución, que no lleve adelante ninguna acción de las pretendidas.
En otro párrafo de la gacetilla institucional, se hizo constar que “en ningún momento se avanzó con acciones tendientes al control de la población de la especie del CADIC de ningún tipo, ni se avanzará hasta tanto se resuelva el conflicto. Además, cualquier acción que vaya a efectuar el CADIC será realizada con autorización previa de la autoridad de aplicación provincial con incumbencia en el manejo de las especies exóticas”.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.