Juicio a quienes hirieron a dos policías y robaron un arma reglamentaria

A DOS AÑOS DE HABER SALVAJEMENTE ATACADO CON PIEDRAS Y CUCHILLOS A DOS POLICIAS Y DE ROBARLES EL ARMA REGLAMENTARIA, TRES SUJETOS ESTAN SIENDO SOMETIDOS A JUICIO.

El Tribunal de Juicio en lo Criminal, presidido por el juez Alejandro Pagano Zavalía, con las vocalías de los doctores Maximiliano García Arpón y Rodolfo Bembihy Videla, comenzaron ayer a juzgar en juicio oral y público, el accionar de Braian Enrique Sanabria, y el de los hermanos Fernando Daniel y José Sebastián Nava Moreno, por el delito de lesiones graves y robo agravado en perjuicio de dos efectivos policiales, en un hecho ocurrido en 2016, cuando los cabos de Policía Martin Zarate y Rodrigo Bazán intentaron identificar a jóvenes en la vía pública y fueron salvajemente agredidos y despojados en uno de los casos, de su arma reglamentaria.
Se trata de la causa 1775/16 caratulada “Nava Moreno, José Sebastián y otros s/lesiones graves agravadas y robo agravado”, que tiene como imputados a Braian Enrique Sanabria, Fernando Daniel Nava Moreno y José Sebastián Nava Moreno.
Según se desprende del requerimiento de elevación a juicio a cargo del Fiscal Fernando Ballester Bidau, la madrugada del 24 de enero de 2016, los policías Martín Zárate y Rodrigo Bazán se encontraban recorriendo las arterias de Cilawaia y Yowen, cuando observaron a un grupo de jóvenes en medio de la calle, por lo que bajaron del móvil y les solicitaron sus datos personales, luego de lo cual se precipitó una batahola que terminó con los dos uniformados internados en el HRU.
Según la opinion del representante del Ministerio Público Fiscal, Braian Enrique Sanabria deberá responder por el delito de lesiones graves agravadas por haber sido cometidas contra miembros de las fuerzas policiales; mientras que Fernando Daniel Nava Moreno, deberá hacerlo por el delito de lesiones graves agravadas por haber sido cometidas contra miembros de las fuerzas policiales, en concurso ideal con robo agravado y por haber causado lesiones graves a la víctima. Por su parte, José Sebastián Nava Moreno, deberá responder por el delito de lesiones graves agravadas por haber sido cometidas contra miembros de las fuerzas policiales, con intervención de menores de 18 años.
Fernando Ballester Bidau representa al Ministerio Público Fiscal; la defensa de los imputados la asumirá un funcionario de la Defensoría Pública y la querella la ejercerá el abogado Federico Vidal.

LA AGRESION

El hecho ocurrió alrededor de las 5 de la mañana de este domingo cuando dos efectivos que circulaban por Cilawaia y Yowen intentaron identificar a cuatro hombres y una mujer que merodeaban la zona en forma sospechosa.
En ese momento al acercarse el uniformado de apellido Zarate uno de los individuos sacó un cuchillo y se abalanzó contra él ocasionándole cortes en el cuello. Luego fue golpeado salvajemente en el piso y terminó con varias fracturas. Al intentar cubrirlo, el otro uniformado de apellido Bazan recibió golpes y puntazos de arma blanca en distintas partes del cuerpo.
Los atacantes huyeron del lugar, no sin antes robarle el arma reglamentaria a uno de los policías heridos.

LOS ALLANAMIENTOS

La jueza María Cristina Barrionuevo ordenó cuatro allanamientos en torno a la causa caratulada “Robo, lesiones y atentado y resistencia a la autoridad”. De los allanamientos se determinó que intervinieron tres menores –entre ellas una joven de 17 años- y dos mayores, lográndose recuperar además el arma reglamentaria del uniformado.
Los allanamientos se realizaron en la calle Cilawaia al 1907, donde reside uno de los menores de 17 años, donde se secuestraron prendas de vestir. Posteriormente el procedimiento se trasladó a una casa del barrio Cañadón casa 34, donde vive José Sebastián Navas Moreno. Allí se secuestró el arma sustraída al policía la cual se encontraba debajo de una tarima. Allí también se secuestraron prendas de vestir.
Otros de los allanamientos se realizó en la calle Anuka al 1935 donde residía un menor de 14 años. Allí la policía secuestró prendas de vestir y un teléfono celular. Es importante mencionar que este menor relato todo lo que había sucedido. Por último se requisó otro domicilio ubicado en la calle Cilawaia al 1924 donde se domiciliaba un joven de nombre Marcos Calapeña. Allí se secuestraron prendas de vestir y dos celulares. En dicho domicilio se encontraba la novia de este muchacho una joven de 17 años la cual tenía la campera con restos de sangre y zapatilla con suela coincidente con la de los atacantes.
Pese a la causa judicial en trámite, los hermanos Navas Moreno lograron irse de la provincia y radicarse en la provincia de Salta, desde donde llegaron en las últimas horas para comparecer en los estrados judiciales fueguinos.


Edición:
Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

print

Comentarios Facebook

Notas relacionadas

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.