S.O.S.: Argentina un país de obesos y sedentarios

S.O.S.: Argentina un país de obesos y sedentarios

Algunos datos de la 4ta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo nos llevan no solo a la reflexión sino a la acción.

 

“Llegó el Doctor” Entrevistas, recomendaciones y comentarios del Dr. César BerensteinConversamos con la Dra. Ana Salvati, ex presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología para que nos cuente a qué conclusiones podemos llegar con semejantes resultados.

César Berenstein: Dra. Ana ¿Para qué se realizan estas encuestas?

Dra. Ana Salvati: Estuve en la presentación de la encuesta realizada por la Secretaría de Salud de la Nación. La primera fue realizada en el año 2005 y desde entonces se viene desarrollando periódicamente controlando los mismos factores de riesgo para que se pueda hacer una evaluación positiva o negativa de la prevalencia de estos elementos con el paso del tiempo. La única diferencia que hubo en la última con respecto a las previas es que se le agregaron dos pasos. En lugar de preguntar a los individuos participantes y evaluar a partir del autorreporte, esta vez le sumaron mediciones antropométricas a parte de la población encuestada: peso, altura, registro de presión arterial y mediciones bioquímicas ya que mediante la punción digital se dosó colesterol y azúcar en sangre consiguiendo mediciones objetivas y haciendo la muestra más rica en información.

¿A qué llamamos Factor de Riesgo?

Se trata de una serie de situaciones que facilitan el desarrollo de enfermedades cardíacas y cerebrovasculares. Algunos están relacionados a hábitos como fumar, no realizar ejercicio o la mala alimentación, otros son datos de laboratorio como el colesterol elevado o el azúcar alta en sangre y finalmente los que derivan de mediciones como la presión arterial, el peso o el perímetro de cintura. La alteración de estos parámetros posibilitará la presencia de enfermedad en el futuro. Hablamos entonces de evitar un infarto al corazón y la muerte súbita y el tan temido accidente cerebrovascular.

Ahora que ya sabemos de qué se tratan estas encuestas, ¿cómo nos está yendo en nuestro país?

En la vida hay que ser positivos así que empezamos por los datos alentadores. En la encuesta del 2005 casi el 30% de la población admitía estar consumiendo tabaco, mientras que en el año 2018 ese valor descendió al 22%. Una reducción similar se vió en la exposición al humo de tabaco ajeno en el hogar, en el lugar de trabajo y en lugares de acceso público como bares y restaurantes. Este es un dato muy positivo relacionado a la toma de conciencia de la población como consecuencia de campañas gubernamentales y privadas que han insistido en manifestar la importancia de la cesación tabáquica para la protección de la salud cardiovascular.

Ya nos mostraste un punto favorable de los resultados de la encuesta, ¿cómo nos fue con el resto de los factores de riesgo?

Tenemos tarea para el hogar: hay que mejorar todo el resto. Debemos preocuparnos sobre los datos que emergen de este trabajo de la Secretaría de Salud de la Nación ya que el 65% de la población reconoció hacer escaso ejercicio físico, aumentando las chances de sufrir hipertensión, ser obesos y tener diabetes. Tenemos las herramientas para evitarlo ya que no hace falta ir a un gimnasio para hacer actividad física, alcanza con dar vueltas a la manzana alrededor de la casa, subir escaleras o bailar. Después de la actividad física para reponer fuerzas puedo comer frutas y verduras, ya que sólo el 6% de la población se alimenta con las raciones diarias que deberíamos consumir. No necesitamos pastillas ni elementos sofisticados para mejorar esta realidad, simplemente tomar conciencia y enfrentarla de otro modo.

¿Cómo estamos con los niveles de obesidad en la Argentina?

Me da terror contarlo. Más del 60% de la población tiene exceso de peso que lo vamos a dividir en dos grupos, el que tiene sobrepeso con un índice de masa corporal entre 25 y 30 y los obesos que sobrepasan el valor de 30 de este índice. Uno de cada cuatro individuos adultos de nuestro país es obeso y esto es verdaderamente muy peligroso y tiene que ver con lo que ya mencionamos de los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo.

¿Y por dónde se empieza a trabajar a partir de estos datos?

Debemos atacar muchos lugares a la vez. Los gobiernos deben involucrarse para promover la alimentación saludable y el ejercicio físico, los establecimientos educativos deben promover los kioscos saludables y conversar con la familia para ponerse de acuerdo sobre qué les damos de comer a nuestros niños. Obviamente el servicio de salud debe brindar información y dedicar parte de su tiempo en vencer esta tendencia tan desfavorable en nuestros factores de riesgo. Para que nos sirva de ejemplo recurriremos a algo de todos los días como los cumpleaños en los cuales se les debe ofrecer también algunos alimentos más saludables, además de las cosas dulces, las papafritas y los panchos. Se sabe que cuando la obesidad se desarrolla en la infancia, aumentan el número y el tamaño de las células que contienen la grasa por lo que los niños que crecen obesos estarán condenados a lidiar con esta condición por el resto de sus vidas.
¡Atención Argentina! Cada día que pasa y no logramos alterar esta tendencia al aumento de la obesidad y el sedentarismo son oportunidades perdidas, son niños que crecerán más predispuestos a enfermarse y a no desarrollar una vida plena. Démosle a nuestros seres queridos el ejemplo de cómo se puede revertir nuestro destino y sobre todo disfrutemos con la familia de lograr el cambio en nuestros hábitos. ¡Cuidarnos también puede ser divertido!S.O.S.: Argentina un país de obesos y sedentarios


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.