Un día como hoy, en Malvinas

Un día como hoy, en Malvinas

 

Por Juan José MATEO

Licenciado en Historia – Miembro del Instituto de Estudios Fueguinos


 

El 20 de junio de 1829, un día como hoy, el Gobernador interino de Buenos Aires Martín Rodríguez designó a Luis Vernet como Comandante Político Militar en las Malvinas y a pesar que desde 1765 las Islas estaban ocupadas por las autoridades españolas del Virreinato del Río de la Plata, luego de algunos hechos diplomáticos y pequeños conflictos entre los reinos de Francia, España y Gran Bretaña, los ingleses invadieron las Malvinas el 3 de enero de 1833, violando así la integridad territorial de la entonces incipiente Confederación Argentina, que había heredado aquellos territorios marítimos por el principio americano del “uti possidetis jure”, luego de la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

La designación de Vernet fue un acto tan sumario como providencial, ya que Martín Rodríguez, enrolado en la conspiración que derrocó el Gobierno de Manuel Dorrego, gobernó apenas de mayo a junio de 1829, siendo uno de sus últimos actos formales, la creación de la Comandancia Política y Militar de las islas Malvinas.

La Invasión inglesa

 

La invasión británica, entonces, sucedió a través de la corbeta Clío, una nave de guerra frente a la cual los argentinos que se encontraban en Malvinas sólo tenían para defenderse a la goleta Sarandí, tres veces más pequeña y sin la capacidad de fuego de la británica. Aprovechando el bombardeo que en 1832 el buque estadounidense Lexington había realizado sobre las Malvinas destruyendo sus defensas y tomado conocimiento el Capitán Onslow, la corbeta Clío partió desde Río de Janeiro hacia Malvinas con un solo propósito: invadir las Malvinas, reducir a su población nativa que se había establecido con Vernet y reclamar dicho territorio para la Corona británica.

Este ataque a una población casi desarmada (no tuvieron las mismas facilidades ni suerte en 1806 y 1807 en Buenos Aires), fue la demostración cabal que la ocupación británica se originó por la fuerza. Y al contrario de lo que plantea hoy en día la diplomacia inglesa, hubo un enfrentamiento diferido documentado por la historiografía argentina con la rebelión del gaucho entrerriano Antonio Rivero el 26 de agosto de 1833 que fue finalmente doblegada, después que el 7 de enero del año siguiente arribara la Fragata Challenger bajo el mando del teniente Henry Smith y luego de dos meses de resistencia criolla, derrotaran y tomaran prisioneros a Rivero y sus rebeldes un 18 de marzo de 1834.

Sugestivamente, desde aquel momento hasta 1982, la población allí residente fue considerada de segunda clase por la «madre patria artificial» inglesa, sin poseer derechos políticos plenos, impidiéndoles retornar libremente al Reino Unido o integrarse al sector continental argentino. Fue sólo después de 1982 que las autoridades británicas comenzaron a “percatarse” de los legítimos deseos de la población isleña. Siempre funcionales a la ocupación colonial, ya que ese siempre fue el objeto de la invasión ocurrida en 1833.

 

¿Quién fue Luis Vernet?

 

Oriundo de lo que entonces constituía el Sacro Imperio Romano Germánico, Vernet nació en Hamburgo en 1791 (hoy Alemania), trasladado por su padre a los Estados Unidos, demostró una gran pericia para los negocios y en 1819 arribó a las Provincias Unidas del Río de la Plata. Radicado en una estancia sobre el sur de Buenos Aires y aprovechando la lenta reconversión del sistema de vaquerías, se especializó en el tratamiento e intercambio de ganado salvaje en la zona.

Los enfrentamientos bélicos de la Provincia de Buenos Aires desde la batalla de Cepeda en 1820 hacia adelante convirtieron a Vernet en un acreedor influyente. Ya como un financista reconocido, el Estado (comandado por unitarios o federales) le concedió en diferentes momentos derechos de explotación, pesca y administración en territorio patagónico, la costa marítima y los ámbitos isleños del Atlántico.

Antes de su nombramiento en las Malvinas, por ejemplo, Dorrego le había concedido la explotación de la Isla de los Estados en el Atlántico sur con posibilidad de extender las colonias a otras islas. Pocos han pensado hasta ahora que Tierra del Fuego estaba a sólo un paso de la acción enérgica y tentacular de Vernet.

De hecho, de no haber sido por su nombramiento en Malvinas, reflexionando ucrónicamente, hasta pudo haberse convertido en un pionero de la ocupación de la Patagonia Austral, mucho antes que las misiones religiosas, aventureros como Julius Popper y la mismísima Campaña del Desierto. En la documentación puede recopilarse cierta tendencia integracionista de Vernet con el sustrato indígena de la Patagonia: Estableció en la Península Valdez (actual Chubut) una factoría donde estimuló la explotación de las salinas y el ganado vacuno, contratando a Tehuelches como peones. En cambio, las desgracias para ellos y otras etnias llegarían a fines del siglo XIX.

El nombramiento de Vernet constituyó entonces un antecedente crucial no sólo para la afirmación de la soberanía rioplatense sobre las Malvinas, sino también sobre aquellos territorios que circundaban el Cabo de Hornos (incluyendo Tierra del Fuego). Sobre estos argumentos también se sentarían las autoridades argentinas con las de Chile para discutir el tratado de límites de 1881.

 

Tierra del Fuego. Malvinas. Esther Fadul

 

En 1973, la Diputada Nacional por Tierra del Fuego, Doña Esther Fadul supo negociar con el Presidente del bloque oficialista y las fuerzas opositoras en el Congreso el proyecto de Ley para declarar el 10 de junio como el «Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico», en conmemoración del nombramiento de Vernet al frente de los destinos de aquellos archipiélagos.

La Ley 20.561 de 1973 y su Decreto 1635 firmado en 1974, establecían que «como protesta simbólica contra las agresiones sufridas por la República en la región, se embanderarán e iluminarán obligatoriamente en esa fecha, todos los edificios donde funcionen dependencias oficiales».

Que haya sido una fueguina quien escribió y motorizó un día de memoria para la reparación histórica de la usurpación inglesa de las Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur no deja de ser sintomático. Nueve años después, se desataría la Guerra de Malvinas que marcaría a fuego las conciencias regionales.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

http://www.diarioprensa.com.ar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.