21 puñaladas para repeler un ataque sexual

LOS HECHOS: DIEGO FERREYRA COLAUTTI DIJO HABER MATADO A ALTAMIRANDA PORQUE EL SUJETO LE DIO DETALLES DE COMO ABUSABA DE MENORES DE EDAD Y PORQUE PRETENDIO HACER LO MISMO CON EL.

En la primera jornada del juicio Diego Miguel Ferreyra Colautti brindó una pormenorizada declaración detallada de los hechos ocurridos entre la noche del 7 y la madrugada del 8 de enero del corriente año, en el interior de la precaria casilla rodante ubicada en un playón de estacionamiento de calle Raúl Muriel, y expuso ante los jueces los motivos que lo impulsaron a terminar con la vida del casi sexagenario.
El cuerpo de Altamiranda fue descubierto por personal policial aproximadamente cuatro días después de haber sido ultimado de 21 puñaladas, según se constató posteriormente en la autopsia, la que reveló que la víctima había sido atacada con lo que sería un elemento punzo-cortante, lo que le produjo múltiples heridas en distintas partes de su cuerpo, tanto en el tórax como en el rostro y abdomen, de las que se destaca la producida en el cuello y cuyo sangrado derivó en el shock hipovolémico que terminó por provocar su deceso.
Ferreyra Colautti está actualmente alojado en la Alcaidía de la ciudad, en donde se acogió a un plan especial para cursar sus estudios secundarios.
Preguntado en qué se desempeñaba laboralmente, el imputado contó que hacía trabajos de construcción, que era ayudante de cocina y que también estuvo purgando un año en prisión.
Además, contó que consume estupefacientes desde los 11 años y que al cumplir la mayoría de edad, continuaba con la adicción. Incluso, sostuvo que a Altamiranda lo conoció en la calle porque también consumía, y que de ahí en más se entabló una amistad entre ambos.
Según relató ante los magistrados, la noche del 7 de enero, Ferreyra Colautti se acercó a la casilla donde vivía el vendedor ambulante, a raíz de la angustia que lo embargaba porque había concluido su relación de pareja y contó que “a Altamiranda me unía una relación afectiva ya que élhabía conocido a mi padre biológico”.
Tras haber estado bebiendo alcohol, Ferreyra dijo que comenzó una discusión entre ambos que incluyó la agresión verbal con insultos de parte de Altamiranda, situación que empezó a incomodar al imputado.
Relató que esa noche la víctima le reveló que solía abusar de jóvenes y le contó detalles de cómo lo hacía, lo que lo hizo optar por retirarse de la vivienda: “El huevero no me quería dejar ir, estaba delante de la puerta y tenia un cuchillo de carnicero, y empezó un forcejeo entre los dos. De repente, yo me veo encima de él, sentí miedo por mi vida y cuando reaccioné, vi sangre, agarré a mi perro y me fui”.


Edición:

Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

print

Comentarios Facebook

Notas relacionadas

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.