nacion

Sabía que estaba infectada pero se subió al avión igual

Sabía que estaba infectada pero se subió al avión igual

Se trata de una mujer que viajó con un certificado en el que constaba que era positiva para coronavirus. Inexplicablemente le permitieron subir al avión en Ezeiza pero fue detectada al arribar al aeropuerto de Ushuaia.

 

Las autoridades sanitarias informaron que la pasajera no cuenta con domicilio en la provincia y que las personas que viajaron en los asientos aledaños al que ella ocupó, se encuentran advertidos y ya están en aislamiento preventivo. El escandaloso hecho vuelve a instalar la polémica sobre los vuelos, la efectividad de los controles y la responsabilidad de las autoridades y la individual.

Ayer jueves 15 de octubre, después de una constante campaña informativa en la que se resaltó la necesidad de reinstaurar la llegada regular de aviones a Tierra del Fuego por su condición insular y la aplicación de estrictos – en teoría – protocolos sanitarios para evitar la llegada de personas con COVID a la provincia, se constató finalmente el arribo de una mujer infectada con coronavirus al aeropuerto internacional Malvinas Argentinas.

Inexplicablemente, según la información suministrada oficialmente, la mujer se presentó en la estación aeroportuaria de Ezeiza, en Buenos Aires, munida de un certificado de PCR, como lo exige el protocolo para poder ascender al avión, pero en donde constaba que estaba contagiada con COVID 19. Aún así, por causas que nadie explicó, la pasajera accedió a la aeronave y compartió con otras personas el habitáculo cerrado de la aeronave, durante algo más de 3 horas de vuelo. Cuando descendió al punto de destino, volvieron a requerirle que exhibiera el certificado, transformándose seguramente la cara del que leyó lo que el papel decía: positivo. Inmediatamente se activó el protocolo de seguridad y la recién llegada fue apartada del resto del pasaje y posteriormente aislada. Después del arduo trabajo de identificar a cada una de las personas que ocuparon las butacas próximas a la pasajera infectada, una a una fueron contactadas telefónicamente, previniéndolas de lo ocurrido y poniéndolas en alerta sobre la posibilidad de que se hayan contagiado.

Frente a esta situación, la Policía de Seguridad Aeroportuaria «realizó una denuncia penal debido a que la mujer no cuenta con domicilio en la provincia y realizó el viaje teniendo la enfermedad, en franco incumplimiento del DNU por la pandemia», indicaron desde la cartera sanitaria.

Oficialmente se informó tambien que “en Ezeiza dejaron subir al avión a la ciudadana, quien presentó el certificado con resultado positivo de COVID-19, no tenía domicilio en la provincia y tampoco es personal esencial que cuente con autorización a volar” y destacaron que “aquellos pasajeros que no hayan sido contactados por el personal sanitario se encuentran fuera del riesgo de contagio por no haber tenido contacto estrecho con la persona con COVID positivo, motivo por el cual no es necesario comunicarse al 107 para avisar que estuvieron en dicho vuelo”.


Diario Prensa
Noticias de:  Ushuaia – Tolhuin – Río grande
y toda Tierra del Fuego.

https://www.diarioprensa.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.