Policial

Tolhuin: denuncian un millonario robo de casi 300 vacas en la Estancia Pirinaica

Los dueños de una estancia fueguina denunciaron el robo de unas 297 vacas de raza Hereford, hacienda valuada en unos 6 millones de pesos, y manifestaron su malestar porque «ningún funcionario» los llamó para interiorizarse por el caso. De acuerdo a lo denunciado por Jorge Sevillano y Silvia Martínez, propietarios del emprendimiento, los animales habían sido trasladados a fines de noviembre al puesto denominado «La Estrella», a unos 22 kilómetros del casco de la estancia, para la veraneada con un cuidador. (más…)

Guerrero: “Nunca dejamos de asistir a la víctima”

Como efecto colateral del caso principal, la Justicia dispuso apartar de su cargo al titular de la Comisaría 5ta de Río Grande y a sus subordinados, por un presunto incumplimiento del cuidado domiciliario de la denunciante.

“Nosotros recibimos en la Comisaría, el pasado día lunes, un oficio judicial mediante el cual se nos ordenaba disponer una consigna policial en el domicilio de la denunciante. Ante este tipo de hechos, nosotros tenemos un protocolo que consiste en colocarle al teléfono celular de la víctima, un botón anti pánico y se la ingresa a un grupo de WhatsApp. De esta manera, conseguimos una custodia superadora al simple hecho de apostar un policía en la puerta de la casa, logrando una protección integral. Esto es así porque la persona con solo activar el botón, en cualquier lugar en que se encuentre, nos permite ubicarla. Y mediante WhatsApp está en contacto permanente con la dependencia, conmigo y con otros oficiales asignados a la tarea de custodia. Simultáneamente también nos encargamos de determinar quién es la persona excluida, mediante fotografías, para que todo el personal policial pueda reconocerlo si lo ve merodeando el lu- gar” –
informó Guerrero en declaraciones a FM Prensa 104.9 en Ushuaia y FM Aire Libre 96.3, en Río Grande. Consultado puntualmente sobre cómo logró Diego Videla encontrarse con su novia, en la casa que debía vigilarse, existiendo expresas directivas para evitar precisamente esa situación, Guerrero respondió: “Ocurrió que el día martes pasado a las 7 de la mañana, la joven salió de su casa para ir a trabajar en la fábrica. Entonces se levantó la consigna policial. Como ella nos dijo que salía de trabajar a las 17, el personal policial acudió a su casa para esperarla a las 16.30, encontrándose al llegar con el masculino en el exterior de la vivienda. Como el personal policial lo reconoció, procedió a su inmediata aprehensión, reducción y esposamiento, dado que él estaba notificado de una prohibición de acercamiento y la incumplió”.
¿Esto quiere decir que la mujer entonces llegó antes a su casa? ¿no les avisó por WhatsApp de que iba a retirarse antes de su trabajo? No. No nos avisó.
¿Qué medidas tomaron cuando encontraron al sujeto afuera de la casa de la mujer? ¿en donde estaba exactamente? Cuando el personal llega y ve al individuo, inmediata- mente habla con la víctima, que estaba en el interior de la casa, y la trasladan al Hospital Regional Río Gran- de, dando intervención en el momento a la Comisaría de Familia. El sujeto estaba sentado en el asiento trasero del vehículo de la mujer. ¿Se apreciaron signos de forzamiento en las puertas del domicilio y del rodado?
No. No había ningún signo de que las puertas hayan sido forzadas, ni las de la casa ni las del vehículo. Por su experiencia: ¿Cree usted que se debería poner mayor énfasis por parte del estado en concientizar a las víctimas de violencia de género, de la inconveniencia de reto- mar los contactos con sus victimarios, como parece que podría pasar en este caso? Creo que en realidad, más allá del asesoramiento psicológico que desde el gabinete de la Comisaría de Familia y Minoridad se brinda a las víctimas o de la asistencia de un cuerpo de psicólogos, todo depende de la persona. En el gran porcentual que hemos tenido en el caso de prohibiciones de acercamiento, una vez que caducan a los 60 días, nosotros mismos nos ter- minamos encontrando al hombre entrando a la casa y enterando que convive nuevamente con la denunciante. Por eso le digo que esas cuestiones siempre quedan a criterio de la persona”. Finalmente, Guerrero re- saltó: “Quiero dejar muy en claro que nosotros nunca dejamos de proteger a la víctima. Por esa razón contamos con un protocolo que no tiene ninguna otra comisaría y que consiste en darle la máxima protección. ¿De qué sirve apostar a un hombre en la puerta de una casa si la persona sale a trabajar?. O sale a visitar a un familiar. De esta manera, con el botón anti pánico y el teléfono celular, nosotros podemos asistir a la persona en todo momento y lugar, no solo en su domicilio. Tal vez la gente del Juzgado no sepa cómo trabajamos con este protocolo especial, por eso cuando me citen voy a poder explicarles de qué se trata.